Definición de arcilla

Se conoce como arcilla al material que surge a partir de la agregación de silicatos de aluminio derivados del proceso de descomposición de distintos minerales. Estos silicatos se encuentran hidratados y, de acuerdo a la presencia de impurezas, pueden exhibir diferentes colores.

Arcilla

La arcilla es un aluminosilicato (ya que contiene óxido de aluminio y sílice) desde el punto de vista químico, y un coloide (un sistema compuesto por al menos dos fases) desde una perspectiva física. Cada partícula que compone la arcilla tiene un diámetro que no supera los 0,002 milímetros.

Ya en la Prehistoria el ser humano utilizaba arcilla para fabricar diferentes utensilios. La arcilla, cuando entra en contacto con el agua, desarrolla sus propiedades plásticas y puede moldearse con facilidad. Una vez que se seca, se vuelve firme. Si además es calentada a más de 800º C, la arcilla se endurece de modo permanente y se transforma en cerámica.

La simpleza de su uso y de su obtención, junto a su bajo costo, hace que la arcilla todavía sea usada para elaborar ladrillos, vasijas, platos, cuencos y otros recipientes, además de múltiples obras de arte. La técnica que se pone en práctica para la elaboración de productos con arcilla o barro recibe el nombre de alfarería.

La arqueología permitió hallar artículos de alfarería que datan del año 29.000 antes de Cristo aproximadamente. El uso de arcilla se extendió a numerosas culturas de la Antigüedad. En el continente americano, varios pueblos colombinos contaban con una larga tradición en el terreno de la alfarería.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2015.
Definicion.de: Definición de arcilla (http://definicion.de/arcilla/)