Definición de hombre

El término hombre puede definirse desde diversas perspectivas. En ocasiones, por citar un caso, se puede emplear para describir a los homínidos, a cualquier ejemplar masculino que pertenezca al género humano o, a nivel histórico y/o con sentidos más amplios, a la humanidad en general, sin distinción de ningún tipo entre damas y caballeros (por ejemplo, con frases como “El hombre era nómade y se trasladaba para buscar alimentos”). De todas formas, en la actualidad esa forma de nombrar a la especie humana está siendo cuestionada porque denota el aspecto sexista de la lengua, el cual debe ser modificado, en pos de una integración equitativa para todos los géneros.

Hombre

En su uso habitual, la palabra hombre identifica a los seres que pertenecen al género masculino. También se utiliza el concepto de varón para señalar al macho humano desde un punto de vista biológico, pero no se puede dejar de tener en cuenta que la palabra hombre abarca un mayor número de nociones.

Por supuesto, el hombre tiene sus propias cualidades biológicas y psicológicas que permiten trazar diferencias notorias entre él y la mujer. Entre ellas, aparece la testosterona, una hormona androgénica exclusiva de los caballeros que facilita el desarrollo de la musculatura corporal sin necesidad de hacer grandes sacrificios. Las integrantes del conjunto femenino producen dicha hormona, pero a una escala mucho menor.

Por otra parte, el aparato reproductor masculino le otorga al hombre el poder de fecundar el óvulo femenino y transmitir los datos genéticos a través de la célula espermatozoidal. En el hombre, los principales órganos sexuales son externos; en cambio, en el caso de la mujer éstos son internos.

Entre otros detalles que marcan diferencias entre hombres y mujeres, se encuentran un tono de voz más grave, una altura física superior, el crecimiento de pelo en la zona facial, el mayor volumen corporal, la propensión a la calvicie y una piel más resistente.

Cabe destacar que, más allá del desarrollo social alcanzado, los hombres en general tienen una expectativa de vida menor que las mujeres ya que ellas suelen vivir una media de siete años más.

El hombre y la familia
Antiguamente se decía que el hombre era el jefe del hogar, encargado de traer dinero para dar de comer a toda la familia mientras la mujer se encargaba de realizar las tareas del hogar y de mantener el orden y la armonía familiar. En la actualidad las cosas han cambiado, en algunos casos los roles se han invertido y en otros ambos roles se comparten (ambos traen dinero y colaboran con las tareas del hogar y la crianza de los hijos).

Cabe señalar, a propósito del rol que el hombre cumple dentro del seno familiar, que el concepto de familia ha cambiado mucho. Pese a que las sociedades se resisten bastante a los cambios, la idea de familia como se entendía hace unas décadas ya no es inamovible. Ahora, como cabezas de familia puede haber un sólo individuo (soltero, viudo, separado) o parejas formadas por una mujer y un hombre, dos mujeres o dos hombres, indistintamente. En la sociedad ideal, posiblemente el concepto de familia podría incluir formas heterogéneas, grupos de personas que se encuentran unidas por algo preciso, no necesariamente los lazos de sangre, al igual que ocurre en la naturaleza en las poblaciones de los seres vivos, como las manadas en los lobos.

Por último, podemos mencionar que se utiliza también el término de hombre para referirse a una criatura humana de sexo masculino que ha dejado de ser niño, que ha entrado en la etapa de la vida adulta, que tiene responsabilidades claras y libertad.

  • Compartir