Definición de importante

Importante es aquel o aquello que importa o que tiene importancia. La importancia, a su vez, se define como la cualidad de importante (que es muy interesante o conveniente, que tiene mucha entidad o que resalta por sus cualidades).

Importante

Por ejemplo: “Gómez se ha convertido en un jugador importante dentro de la estructura del equipo”, “Lamento decirte que tenemos un problema importante con un cliente”, “¿Lo has pensado bien? Es un paso muy importante”, “Utilizar el cinturón de seguridad es importante a la hora de conducir”.

Lo importante, en general, surge a partir de su comparación con otras cosas de características similares. Por ejemplo, si una persona debe afrontar un gasto equivalente al 70% de su salario mensual, seguramente calificará la decisión de importante, ya que asumirla conllevará la necesidad de utilizar dinero ahorrado o, si no contara con ese recurso, de recortar de forma extrema su consumo durante el mes en cuestión y, probablemente, de contraer más de una deuda.

Esto demuestra que lo importante resulta relativo y, en muchos casos, subjetivo. Una banda de rock que vende 5.000 discos puede considerar dicho logro como importante (si se trata de su disco debut, por ejemplo) o como poco trascendente (si una banda que supo ser muy popular vende dicha cifra con un nuevo trabajo).

Una cosa considerada importante también puede dejar de serlo con el paso del tiempo. Hace unas décadas, un hombre que decidía dejarse el cabello largo sabía que estaba realizando un acto de rebeldía importante, mientras que hoy dicha decisión ya no tiene ningún simbolismo y pasa desapercibida a nivel social, por lo que puede decirse ha perdido importancia.

ImportanteEncontrar y defender aquellos aspectos de nuestra vida que consideramos importantes resulta esencial para alcanzar el equilibrio y conseguir desarrollarnos de forma sana. A lo largo de nuestro crecimiento, vamos descubriendo nuestros gustos, entablamos diversas relaciones interpersonales y con otras especies, y nos encaminamos hacia uno o varios objetivos que etiquetamos de primordiales para nuestra felicidad: puede ser una carrera, la compra de una casa, viajes, un logro a nivel profesional; esto, junto con la compañía de aquellos seres especiales representa todo lo que es importante para nosotros.

A medida que vamos agregando elementos a esa lista, la vida se vuelve más difícil, ya que nos sumamos responsabilidades. El nacimiento de una amistad es precioso, y probablemente no exista nada tan beneficioso para nuestra salud como sentirnos queridos y contenidos por otro ser vivo; sin embargo, al compartir nuestro paso por el mundo con otros, crecen nuestras preocupaciones ante la mera posibilidad de que sufran o les ocurra algo malo. Por esa razón es correcto afirmar que los amigos son muy importantes para cualquier persona.

Por otro lado, se encuentran las convicciones y los principios. Los seres compasivos no disfrutan con el sufrimiento de los demás, independientemente de la relación que tengan con ellos; cuando alguien lee que una persona ha sido atacada sólo por su raza, por sus creencias o por su sexualidad, y sufre por ella, demuestra que le importa la justicia, que considera importante que nadie sea juzgado por sus orígenes étnicos o sus sentimientos sino, en todo caso, por sus actos de violencia o invasión hacia terceros.

Defender aquello que consideramos importante frente a los constantes ataques de quienes se sienten amenazados por nuestras ideas es, probablemente, el mayor desafío de la vida. Los seres humanos tenemos una gran capacidad de amor y compasión; pero también, de odio, rencor y envidia. Por cada persona que alcanza la felicidad, hay decenas intentando arrebatársela, porque no han sabido encontrar y respetar esos pilares, esos elementos fundamentales para sus vidas, las cosas importantes.

  • Compartir