Definición de bug

Muchas palabras se emplean de manera cotidiana en nuestra lengua y, sin embargo, no son aceptadas por la Real Academia Española (RAE). El diccionario de la entidad, de todos modos, se actualiza con el tiempo y es probable que un término hoy no reconocido, pase a formar parte de una edición futura.

Bug

En el caso de bug, se trata de un concepto utilizado por todos aquellos que tienen conocimientos en el campo de la informática. Esta palabra inglesa, cuya traducción literal es “bicho”, se usa para nombrar a los errores que se producen en un programa informático.

Un bug se genera en la programación o el diseño del software y, en algún momento, se manifiesta ante el usuario. Algunos bugs habituales son la inclusión de variables que no fueron inicializadas en el momento preciso, la mala indexación de las tablas en una base de datos, la creación de un bucle infinito, el uso de fuentes que resultan difíciles de leer o la elección de colores que confunden a los usuarios.

Lo habitual es que el lenguaje de programación tipifique los posibles bugs para que, de este modo, el programador pueda resolver los errores de una forma sencilla. Por lo general, los lenguajes organizan los bugs según se trate de un error en el momento de ejecución del programa o de un error en la compilación.

Incluso existe un tipo de software específico cuya función es advertir y solucionar los bugs. A estos programas se los conoce como debuggers o, en nuestro idioma, como depuradores. Lo que hace un debugger es analizar el código del programa y depurarlo, borrando cada error que detecte.

BugEl término debugger también se utiliza para dar nombre al rol que cumple un programador dentro de una compañía con objetivos similares a los programas recién mencionados, pero con una profundidad, complejidad y con un potencial mucho mayores, ya que no sólo se dedica a detectar bugs, sino a proponer soluciones adecuadas y, en el mejor de los casos, a corregirlos. La tarea de un debugger no es nada sencilla, especialmente cuando debe analizar decenas de miles de líneas de código que fueron creadas por varias personas, en diferentes partes del mundo, y con quienes no tienen ningún contacto directo.

Por impactante que resulte para una persona que no tiene relación con el mundo de la programación, dicho cuadro es el escenario laboral cotidiano de muchos valientes. Encontrar un bug, por otro lado, no siempre es fácil. Los más benevolentes aparecen siguiendo una secuencia fija de pasos, de manera que es posible definirlos y provocar el error tantas veces como sea necesario para entender qué lo causa y estudiar potenciales soluciones; sin embargo, en ciertos casos no es posible dar con dicha receta y la detección se convierte en una auténtica pesadilla.

Una de las razones de que ciertos errores surjan siguiendo un camino específico y otros, no, suele ser que los primeros surgen a raíz de una serie menos compleja de eventos, generalmente por una simple falta de atención en la fase de diseño o de la programación. Por ejemplo, es común que en los videojuegos se produzca un bug que impida al jugador continuar avanzando si decide interrumpir el flujo normal de los sucesos y hace algo que los diseñadores no creían posible o antes de lo esperado; en este caso, y en especial gracias a la comunicación a través de las redes sociales, se espera que los desarrolladores publiquen un parche que solucione el problema.

Sin embargo, si el bug aparece sólo si un cierto número de variables han alcanzado una serie de valores muy específicos y difíciles de obtener, que dependan de diversas cuestiones, es probable que un número muy pequeño de personas lo detecten y no sepan explicar qué han hecho para dar con él, dificultando así su corrección.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2012. Actualizado: 2014.
Definicion.de: Definición de bug (https://definicion.de/bug/)