Definición de cognoscente

Cognoscente es aquel que conoce o que puede conocer. El sujeto cognoscente, por lo tanto, es quien realiza el acto del conocimiento. Este concepto es desarrollado por diversas ramas de la filosofía.

Cognoscente

La pertenencia del individuo a la realidad que conoce y las características de ésta son motivo de debate para la epistemología. Suele discutirse si la realidad a la que accede el sujeto es la verdadera realidad, una parte de ella o una realidad construida por la persona.

Algunas corrientes filosóficas sostienen que el ser cognoscente no tiene acceso a la realidad, sino que sólo puede percibir un fenómeno o una manifestación de la misma. El positivismo, por ejemplo, afirma que el sujeto cognoscente está fuera de la realidad, siendo el conocimiento una extracción de contenido de ésta. El constructivismo, en cambio, cree que el individuo cognoscente genera su propia realidad, por lo que ésta no es externa.

En general puede decirse que el sujeto cognoscente interactúa de manera permanente con la realidad para generar algún tipo de conocimiento que le permita adaptarse al entorno. El aparato psíquico de la persona se compone de distintos sistemas cognitivos organizados como estructuras lógicas.

La persona, por lo tanto, basa sus acciones en sus propios pensamientos. Los pensamientos surgen del hecho cognitivo, que es el fruto de la interacción del hombre con la realidad.

Al constituirse como un sujeto cognoscente (que tiene conocimientos), el ser humano es libre porque puede decidir qué hacer de acuerdo a su pensamiento. Esto no quiere decir, por supuesto, que el conocimiento esté exento de las interacciones sociales.

La alegoría de la caverna

CognoscentePlatón tenía una visión sumamente interesante acerca del acceso que el sujeto cognoscente tiene al conocimiento y a la realidad; sostenía que el ser humano solamente puede conocer las sombras de la realidad, la cual se halla en el denominado Mundo de las Ideas. En su alegoría de la caverna, se narra un punto de vista muy crudo acerca de nuestra relación con la sabiduría y la verdad, y sus palabras son peligrosamente vigentes.

La narración comienza presentando a cuatro hombres que fueron encadenados en el fondo de una caverna desde su nacimiento, con cadenas que sujetan sus extremidades y sus cuellos de manera que no puedan girar la cabeza y mirar en una dirección que no sea hacia la pared. Detrás de ellos y justo antes de la entrada de la cueva se encuentra una hoguera, la cual proyecta sombras en el campo de visión de los prisioneros.

Las sombras muestran las siluetas de personas que pasan libremente llevando diversos objetos, y los hombres encadenados no tienen más información acerca de ellos que su representación monocromática y temblorosa sobre la pared del fondo de la cueva. Nunca han visto la piel de un ser humano, ni los materiales de sus utensilios o la fibra de sus vestimentas. Jamás han sentido la luz del sol sobre sus caras, ni han disfrutado de una noche de luna llena. Sólo han visto sombras y no creen que exista nada más.

¿Qué pasaría si a uno de los hombres se lo liberara y se lo obligara a salir de la caverna, a contemplar todo aquello que hasta entonces desconocía? Pues Platón aseguraba que descubriría una realidad perteneciente al mundo inteligible, al cual se puede llegar solamente a través de la razón, mientras que hasta entonces tenía acceso al sensible, que se puede conocer por medio de los sentidos. Como sujeto cognoscente, incorporaría nuevos datos que le servirían para fundamentar lo conocido hasta entonces (las sombras).

Platón concluye asegurando que si el hombre liberado entrara de nuevo en la caverna para contar su experiencia a sus antiguos compañeros y les ofreciera ir con él, recibiría burlas y acabaría siendo asesinado por ellos, que preferirían quedarse con las sombras que los acunaron.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2011. Actualizado: 2014.
Definicion.de: Definición de cognoscente (https://definicion.de/cognoscente/)
Top