Definición de improvisación

La improvisación es la acción y efecto de improvisar, o sea hacer algo de pronto, sin haberse preparado previamente o sin que el entorno lo espere. Por extensión, se conoce como improvisación a la obra o ejecución musical improvisada. Por ejemplo: “El guitarrista sorprendió con una improvisación de diez minutos”.

Improvisación

El hecho de improvisar significa realizar alguna acción sin haberla planeado con anterioridad. De todas maneras, existen recursos que los artistas pueden explotar para desarrollar su capacidad de improvisación. Así, si bien ésta aparece como una especie de acto natural, también puede estar sujeta o soportada por una estructura previa.

Los ejercicios de improvisación permiten estimular la creatividad de los artistas y fomentan una actitud activa por parte del público, que, en cierta forma, no sabe qué esperar de las interpretaciones. La improvisación puede tratar de ser entendida por el espectador u oyente, o simplemente ser recibida desde el campo de los sentidos.

Para los estudiantes de teatro es muy importante prepararse para desenvolverse con destreza en cualquier situación y con escasos recursos de escenografía. A través de la improvisación es posible obtener las herramientas actorales necesarias para convencer a un público de la presencia de seres y objetos que no se encuentran realmente frente a ellos.

Generalmente, quienes más uso hacen de la improvisación son los humoristas. Como se indica en párrafos anteriores, estas personas suelen contar con un conjunto de recursos actorales que aumenta y se perfecciona con los años, lo cual les permite tomar decisiones imprevistas por el público pero basadas en una serie de conocimientos tales como qué repertorio resulta más efectivo con cada tipo de audiencia.

En el teatro, la improvisación aparece como una forma de salvar imprevistos. Si un actor olvida el libreto y no sabe cómo continuar, puede hacer uso de este recurso para sacar adelante la escena, confiando en que sus compañeros sabrán entender qué está ocurriendo y contribuirán con él. Por lo tanto, esta práctica también puede reforzar el trabajo en equipo.

Cuando dos o más actores están dispuestos a improvisar, deben ser solidarios y tener en cuenta las posiciones individuales de cada uno y sus roles en la obra. En caso de que un actor comience a improvisar sin dar ningún pie a su compañero, seguramente afectará la interpretación del otro y lo dejará sin un marco para desarrollar su personaje.

Para los músicos, la improvisación representa una herramienta fundamental cuyo uso durante el estudio de una obra puede mejorar notablemente la seguridad a la hora de interpretarla. Generalmente, se considera que la música clásica o académica, según la etiqueta que cada uno le asigne, no admite modificaciones inesperadas y que todas las piezas deben ser ejecutadas tal y como lo indican las partituras. Por un lado, es lamentable que para la mayoría de los artistas éste sea el caso, pero por el otro es importante entender que improvisar no necesariamente acarrea un cambio melódico.

Al cantar, por ejemplo, un buen músico lleva a su público por un sendero de emociones y sensaciones, el cual debería sorprenderlo y resultar interesante cada vez que escucha la misma canción. Este efecto de ser transportado mágicamente a otros planos mientras se aprecia una obra musical depende de varios factores, tales como la sinceridad con la que el cantante se exprese y su habilidad de dar importancia a cada palabra que pronuncia. En el mundo de la ópera, el público no suele ver con buen ojo que se altere una melodía, pero eso no impide que una soprano juegue con las intensidades y con la velocidad, así como con gestos y movimientos corporales para renovar en cada presentación arias que llevan un par de siglos o más impresas en hojas de papel.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2009. Actualizado: 2009.
Definicion.de: Definición de improvisación (https://definicion.de/improvisacion/)