Definición de incordio

La etimología de incordio nos lleva al bajo latín antecordium, un vocablo que aludía a un tumor en el pecho de un caballo. Dicho término, a su vez, se formaba con ante y cordis (“corazón”).

Incordio

La Real Academia Española (RAE), en su diccionario, menciona que un incordio es una buba: un tumor blando. Estos tumores suelen aparecer en la zona inguinal, en el cuello o en las axilas como efecto de una enfermedad venérea, provocando dolor. De todos modos, la noción también puede referirse a un tumor blando de causa no venérea.

En el lenguaje coloquial, incordio se utiliza para nombrar a aquello o aquel que resulta inoportuno, fastidioso o agotador. Por ejemplo: “Haber tenido que convivir dos meses con mi suegra fue un incordio, pero por suerte ya regresó a su casa y recuperé la tranquilidad”, “Debido a las lesiones de varios jugadores y a otros contratiempos, el torneo resultó un incordio para el equipo capitalino”, “Padecer una alergia puede ser un incordio si la persona no toma ciertas precauciones”.

Veamos el caso de un joven que toma la decisión de recorrer Sudamérica como mochilero. El muchacho aspira a hacer dedo (autostop, pedir aventón) para trasladarse de un lugar a otro. Sin embargo, a pocos días de iniciada la travesía le roban sus pertenencias. Por el mal tiempo, además, queda varado en un pequeño paraje en una montaña. Como si fuera poco, debido a un resbalón se fractura una pierna. Puede decirse que el viaje, para este aventurero, se convirtió en un incordio: un cúmulo de desgracias y fatalidades que resulta agotador.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2018.
Definicion.de: Definición de incordio (https://definicion.de/incordio/)

Buscar otra definición