Definición de penillanura

Determinar el origen etimológico del término penillanura es fundamental para así poder conocer a ciencia cierta el significado de la palabra. Al respecto podemos decir que emana del latín, ya que es fruto de la suma de dos elementos claramente diferenciados:
-”Paene”, que puede traducirse como “casi”.
-”Planus”, que es equivalente a “llano”.
-El sufijo “-ura”, que se usa para indicar “resultado”.

Penillanura

Penillanura es un concepto que se emplea con frecuencia en el ámbito de la geografía. El término se utiliza para nombrar a una superfice similar a la llanura, aunque con pequeñas elevaciones que interrumpen la planicie. La fisonomía de la penillanura depende de las consecuencias de la erosión.

Puede decirse, por lo tanto, que una penillanura es una llanura que carece de uniformidad debido a la acción de la erosión y de la hidrografía, lo que deriva en la formación de ciertos relieves. La penillanura puede formarse a partir de la unión de valles que, con el correr de millones de años, dan lugar a un amplio terreno cuasi-plano.

El desarrollo de la penillanura implica la finalización de un ciclo de erosión, en el que los relieves se destruyen y queda una superficie casi plana con escasa elevación respecto a su nivel de base.

Los elementos que suelen formar las penillanuras son los restos de grandes formaciones rocosas que, por el accionar de los agentes de la erosión, perdieron elevación. Para que el proceso se lleve a cabo, se necesita un extenso periodo temporal que carezca de interferencias; de lo contrario, el ciclo se interrumpiría y el terreno podría lograr su rejuvenecimiento.

Es posible encontrar penillanuras en diversas regiones del mundo. En Extremadura, una comunidad autónoma de España, la penillanura domina gran parte del territorio. Castilla y León, otra comunidad española, también presenta extensas penillanuras.

En el citado caso de Extremadura, merece la pena destacar especialmente el conjunto de algunas de sus penillanuras más significativas y que se han convertido en clave de su identificación. En concreto, destacan, sobre todo, la de Trujillo-Cacereña, que se encuentra situada en la provincia de Cáceres, o los conocidos Llanos de Olivenza, en Badajoz.

En cuanto a la comunidad autónoma de Castilla y León, tenemos que resaltar que su penillanura más afamada es la Zamorano-Salmatina, de la que merece la pena conocer los siguientes datos:
-Se halla ubicada en lo que es el reborde occidental de la submeseta norte.
-Se identifica porque cuenta con dos tipos fundamentales de relieves: apalachense, donde se combinan materiales blandos y duros, y granítico, donde el granito es el principal protagonista.
-Dos de los espacios más relevantes de esa penillanura son el paisaje del batolito de Sayago o la Sierra de la Culebra, que está situada a 1.250 metros de altura.
-Además del citado granito, en estas tierras de la región castellanoleonesa predominan también otros materiales como sería el caso de las cuarcitas o de la pizarra.

En América Latina, Venezuela dispone de penillanuras en la región de Guayana, por citar un ejemplo.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2013. Actualizado: 2015.
Definicion.de: Definición de penillanura (https://definicion.de/penillanura/)