Definición de propuesta pedagógica

Antes de entrar de lleno en el establecimiento del significado del término propuesta pedagógica, se hace necesario que procedamos a conocer el origen etimológico de las dos palabras que le dan forma:
-Propuesta deriva del latín, de “proposita”, que puede traducirse como “puesta adelante” y que es fruto de la suma de dos componentes: el prefijo “pro-”, que equivale a “hacia adelante”, y “posita”, que es sinónimo de “puesta”.
-Pedagógica, por otro lado, emana del griego. En su caso concreto evoluciona a partir de la unión del sustantivo “paidos” (“niño”), el verbo “ago” (“conduzco”) y el sufijo “-ico”, que se usa para indicar “relativo a”. De ahí que finalmente signifique “relativo al que enseña a los niños”.

Propuesta pedagógica

Las propuestas son convites, ofrecimientos o promesas que una persona manifiesta ante otra con un determinado objetivo. Cuando un sujeto le propone algo a otro, espera una acción o una respuesta por parte de éste.

Pedagógico, por su parte, es lo que está vinculado a la pedagogía (el conjunto de saberes orientados hacia el plano educativo). La pedagogía es un fenómeno social e inherente al ser humano.

Con esto en claro, podemos avanzar con la definición de propuesta pedagógica. Se trata de aquella acción que promueve una aplicación de la didáctica para el desarrollo de ciertos conocimientos.

Una propuesta pedagógica debe tener en cuenta el marco en el que se desarrollará y debe partir de un diagnóstico específico. Estas cuestiones permiten justificar la propuesta y sientan las bases para el cumplimiento de los objetivos estipulados.

Entre las características fundamentales que se considera que debe tener toda propuesta pedagógica o sobre las que esta debe sustentarse se encuentran la calidad educativa, la atención a la diversidad, la globalidad y la interacción.

A la hora de elaborar una propuesta de ese tipo, la persona en cuestión debe estructurarla en objetivos, contenidos, actividades, metodología y, por supuesto, criterios de evaluación, que serán los que permitirán conocer el resultado final de la citada propuesta. Es importante tener en cuenta que los primeros, los objetivos, deben ser de dos tipos: generales y específicos.

En las distintas etapas educativas se requiere el uso de propuestas pedagógicas. Así, por ejemplo, en las guarderías lo habitual es que las mismas sean del tipo pintura de dedos, juegos con agua, piscina de bolas…

Veamos un ejemplo de propuesta pedagógica. Un maestro que trabaja en un centro cultural planea ofrecer un curso de introducción a la historia universal, orientado a gente de todas las edades. Este docente tiene en cuenta las características socioculturales de las personas que suelen asistir al centro cultural, su nivel educativo y sus condiciones para acceder a conocimientos históricos de carácter general.

A partir del diagnóstico que realiza, el educador elabora una propuesta que presenta ante las autoridades del centro cultural, mencionando cuáles son sus objetivos como docente, qué temas se tratarán en el curso, cuáles serán los procedimientos pedagógicos que piensa aplicar, etc. Una vez aprobada su propuesta pedagógica, el centro cultural incorpora el curso de introducción a la historia universal a su oferta educativa.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2013. Actualizado: 2015.
Definicion.de: Definición de propuesta pedagógica (https://definicion.de/propuesta-pedagogica/)