Definición de sales

La sal es una sustancia cristalina y ordinariamente blanca, soluble en agua y crepitante en el fuego. Se trata del cloruro sódico, que puede hallarse en el agua de mar o en algunas masas sólidas. La sal se utiliza como condimento (para sazonar las comidas) y para la conservación de carnes.

Sales

Por ejemplo: “Por favor, pásame la sal”, “Esta sopa está muy rica, aunque le hace falta un poco de sal”, “El médico me dijo que no tengo que abusar de la sal, ya que el consumo excesivo trae problemas de presión”, “Mi hija se quejó porque, después de entrar al mar, le quedó gusto a sal en la boca”.

Existen muchos tipos diferentes de sales. Así, por ejemplo, está la sal común, que es la que se emplea de manera habitual en las cocinas para poder darle un toque diferente y sabroso a cualquier plato. Y luego está también la sal marina, que es aquella que se obtiene directamente de los mares.

Además de todo lo expuesto, hay que subrayar que en las últimas décadas se han puesto de moda las sales que se emplean para darse un baño. Se trata de unas sustancias que se echan en el agua y que tienen como clara función el permitir que la persona que disfrute de aquel pueda relajarse, desestresarse y cuidar su piel al mismo tiempo.

Entre las sales más recomendadas para conseguir ese citado relax se encuentran las sales de roca como la del Himalaya o la andina. Las mismas potencian sus funciones si además se acompañan de otros productos tales como el aceite de jazmín.

Otro tipo de sal existente es la que se conoce como flor de la sal que es el tipo de espuma de color rojo que genera la sal y que luego posteriormente es empleada con diferentes usos dentro del ámbito de la medicina.

Las sales minerales son aquellas moléculas inorgánicas que, en los seres vivos, se pueden encontrar precipitadas o disueltas. Al estar en el agua, estas sales aparecen ionizadas. Distintos iones específicos hacen que las sales cumplan con diversas funciones estructurales en el cuerpo, como la regulación del pH o el impulso de reacciones bioquímicas.

En los seres vivos, por lo tanto, las sales pueden aparecer precipitadas, lo que quiere decir que constituyen estructuras sólidas. Ese es el caso de los silicatos (como el sostén en algunos vegetales), el fosfato de calcio (que compone el esqueleto de los vertebrados) y el carbonato cálcico (utilizado en los caparazones de los artrópodos).

Las sales disueltas, por su parte, se hallan en el agua y permiten controlar la contracción muscular e intervenir en el equilibrio osmótico, por ejemplo.

Otra posibilidad es que las sales aparezcan asociadas a moléculas orgánicas, como es el caso de los fosfolípidos, los fosfoglicéridos y las fosfoproteínas.

Tampoco podemos olvidar que existen diversas expresiones que emplean el término sal y que utilizamos de manera frecuente en nuestro lenguaje coloquial. Entre ellas destacarían “poner sal en la mollera”. Esta se utiliza para decir que se ha escarmentado a alguien porque necesita un poco de juicio y de racionalidad.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2010. Actualizado: 2013.
Definicion.de: Definición de sales (https://definicion.de/sales/)