Definición de serpiente

Serpiente es un término que procede del latín serpens. Este vocablo, a su vez, deriva de serpĕre, una acción que puede traducirse como “arrastrarse”. Una serpiente, por lo tanto, es un animal que se desplaza arrastrándose por la superficie.

Serpiente

Las serpientes son reptiles que se caracterizan por su cuerpo alargado y por carecer de extremidades. Esto hace que se muevan a través de las ondulaciones que realizan con su cuerpo. Las ondulaciones suelen ser laterales, aunque algunas serpientes apelan a contracciones musculares que les permiten avanzar con el cuerpo extendido.

Existen casi 3.500 especies de serpientes. Esta variedad hace que las serpientes puedan ser muy distintas entre sí. Entre las características comunes, además de la falta de extremidades, se encuentran la presencia de escamas que recubren la piel, la renovación periódica de la misma y la existencia de una gran cantidad de vértebras en el esqueleto.

La alimentación de las serpientes es carnívora: se alimentan, según la especie, de insectos, aves, peces o mamíferos de diferentes tamaños. Algunas serpientes dominan a sus presas a través de la constricción, mientras que otras las envenenan mediante una mordedura. Cabe destacar que las serpientes pueden comer a sus presas vivas.

La pitón y la anaconda están entre las serpientes más grandes del mundo, pudiendo medir hasta diez metros. Ambas son constrictoras y, gracias a su tamaño, también se alimentan de especies muy grandes. Entre las serpientes venenosas, podemos nombrar a la cobra, la mamba y la serpiente de coral.

Una de las clases de serpiente más fascinantes del mundo es la voladora. Si bien este animal no es capaz de ganar altitud una vez que se encuentran suspendido en el aire del modo en que lo hacen las aves, sí puede planear y generar impulsos contorsionando su cuerpo para elevarse por momentos.

SerpienteTodo comienza cuando se ubica en el extremo de una rama y cuelga de la misma adoptando una forma similar a la de un gancho; entonces salta con fuerza hacia arriba, su cuerpo se dobla en forma de ‘s’ y en una fracción de tiempo se aplana hasta que su anchura se duplica, pasando de tener un aspecto redondeado a uno cóncavo, gracias al cual puede realizar un gran número de acrobacias.

Cabe destacar que muchas culturas y religiones han asociado las serpientes al mal, algo que derivó en un uso simbólico negativo del término. Si una persona acusa a otra de ser una “serpiente”, estará diciéndole que es dañina o nociva. Esto suele usarse para calificar a una mujer, dado que el término serpiente es femenino, aunque también puede servir para describir el comportamiento de un hombre, según el contexto.

Esta percepción que los seres humanos solemos tener acerca de la serpiente también se refleja en el hecho de que la ubiquemos dentro del grupo de especies por las cuales aparentemente no sentimos afinidad; de forma opuesta a lo que ocurre con los perros y los gatos, por ejemplo, es muy raro que una persona muestre compasión ante una serpiente, sin importar lo que le ocurra.

¿Qué tienen de diferente una serpiente y un perro? Muchas cosas. Pero también tienen algo en común: son seres vivos. Y eso los une a nosotros y nos convierte en elementos de un mismo conjunto. Sin embargo, a pesar de ser capaces de establecer esta relación tan evidente entre las especies del planeta, por alguna razón tendemos a ignorarla según nos convenga: son muy pocos los que se niegan a apoyar la explotación animal, los que rechazan con firmeza una hamburguesa de carne, un huevo frito, un vaso de leche o unas botas de cocodrilo. La mayoría de las personas sólo llegan hasta la fotografía abrazando a su “mascota”, pero no dudan en entregarse a los placeres que sólo pueden existir a partir del sufrimiento de otros.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2014. Actualizado: 2016.
Definicion.de: Definición de serpiente (https://definicion.de/serpiente/)

Definiciones Relacionadas