Definición de suspensión

Suspensión es un término con origen en el latín suspensio que tiene varios significados. El primero de ellos, de acuerdo a la Real Academia Española (RAE), está vinculado al hecho y el resultado de suspender (sostener una cosa en altura, interrumpir algo por un cierto tiempo, despojar provisoriamente a una persona de un derecho).

La suspensión puede ser una punición, una condena o una reprimenda como respuesta a un determinado comportamiento. Suele estar relacionada a algún sistema de disciplina o a un código de comportamiento. Por ejemplo: “El delantero del Manchester United ha cumplido con la primera de las tres fechas de suspensión impuestas por el Tribunal de Disciplina”, “Mañana no puedo ir al colegio: me aplicaron dos días de suspensión por pelearme con un compañero”, “La suspensión impuesta al funcionario implica que no cobrará el sueldo por tres meses”.

En química, por último, una suspensión es una mezcla heterogénea compuesta por un sólido que se dispersa en un medio gaseoso o líquido.

Suspensión de los vehículos

SuperlativoEl objetivo de trabajar para conseguir que los vehículos permitieran un viaje cómodo y con cada vez menos zamarreo, llevó a los científicos a idear un sistema que repartiera los golpes que se llevaba una parte del coche a otros puntos, de modo que la onda expansiva del golpe se diluyera y los viajeros no los sintieran de forma exagerada.

La función de la suspensión, por tanto, es absorber las vibraciones bruscas que se producen en la carrocería a causa de las diferentes imperfecciones de la carretera y ofreciendo un viaje estable y seguro para los pasajeros de dicho vehículo.

Dicho esto, cabe señalar que el término en este ámbito, hace referencia al conjunto de elementos que actúan entre las partes del coche que se encuentran suspendidas y las que no, actuando de amortiguadores cuando ambas partes se encuentran, de no estar estos elementos, al encontrarse dichas partes, se producirían un choque que repercutiría sobre todo el vehículo, afectando la estabilidad y confiabilidad de los pasajeros. Para llevar a cabo una labor efectiva estos elementos deben ser resistentes y lo más elásticos posible; de ellos depende no sólo el andar regular del vehículo sino también su adherencia al suelo.

En el ámbito de los coches y de los vehículos en general, la suspensión está formada por una serie de unidades y dispositivos que se encargan de amortiguar las imperfecciones de los caminos y que logran que la carrocería se apoye en los ejes de sus ruedas de manera suave y elástica.

Existen diversos tipos de suspensión, algunas que vinculan todas las ruedas a través de un sistema elástico (para que el movimiento se transmita de una a otra) y otras que son independientes (los elementos elásticos no están relacionados de forma dinámica).

Las suspensiones activas cuentan con un esquema neumático o hidráulico que está en condiciones de producir fuerzas para equilibrar el cabeceo y el balanceo del coche. Las suspensiones hidroneumáticas, por su parte, tienen nitrógeno para que el control del vehículo sea más suave.

Por otro lado, otra forma de clasificar los tipos de suspensión es bajo los conceptos de suspensión convencional (la que se utiliza en vehículos de carga o que deban llevar mucho peso, como medios de transporte público, y se caracteriza por tener un chasis y funcionar con un amortiguador que permite controlar y absorber las vibraciones amenizando los golpes) y suspensión McPherson (también posee un amortiguador pero es de contextura más moderna ya que unifica la carrocería y las ruedas con el sistema de dirección, volviendo mucho más suave el movimiento del vehículo).

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2010. Actualizado: 2012.
Definicion.de: Definición de suspensión (https://definicion.de/suspension/)