Definición de albura

El término latino albūra derivó, en nuestra lengua, en albura. La primera acepción que menciona el diccionario de la Real Academia Española (RAE) alude a la blancura ideal de algo. El concepto, de todos modos, suele emplearse en el terreno de la botánica.

Albura

En este caso, la albura es el sector blando que componen los anillos más jóvenes de la madera. Se trata de la capa de tono blancuzco que se sitúa debajo de la corteza. Cuando se dice que la madera tiene doble albura, se está haciendo referencia a un defecto que provoca que, en ciertas capas, la textura resulte más floja de lo habitual.

La albura alberga un nivel de humedad elevado ya que tiene poca densidad y es permeable. Combina células muertas con otras que se mantienen activas en cuanto a su acción fisiológica. Cuando estas células de parénquima mueren, la albura se convierte en duramen, quedando en la zona central del tronco.

Además de brindar soporte a la estructura del árbol, la albura permite el almacenamiento de ciertas sustancias de utilidad y facilita la distribución de la savia.

En la industria maderera, el análisis de la albura es esencial ya que determina la resistencia de la madera. Lo habitual es que la albura entre en estado de putrefacción antes que el duramen; además, al ser blanda, dificulta la realización de distintos trabajos. Por eso cuando se desarrolla un informe técnico sobre una madera se suelen especificar las características de la albura y del duramen para dar a conocer las propiedades de la misma.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2015.
Definicion.de: Definición de albura (http://definicion.de/albura/)