Definición de amedrentar

Lo primero que hay que hacer para conocer el significado de este término amedrentar que nos ocupa es saber su origen etimológico. En este caso, hay que establecer que existen muchas incertidumbres al respecto, aunque la teoría que cobra más peso es la que expone que deriva del portugués, en concreto, de la palabra “medorento”. Esta es un adjetivo luso que puede traducirse como “cobarde” o “miedoso”.

Amedrentar

No obstante, también hay que saber que, a su vez, se considera que ese vocablo del que procede deriva a su vez del latín vulgar, de “metorentus”, que significa también “miedoso”. Un vocablo fruto de la suma de dos componentes claramente delimitados: el sustantivo “metus”, que es sinónimo de “miedo”, y el sufijo “-entus”, que se emplea para indicar una condición física o un estado.

El verbo amedrentar hace referencia a provocar temor. La noción suele utilizarse como sinónimo de amenazar o de presionar. Por ejemplo: “No me voy a dejar amedrentar por los poderosos que no quieren que este país ofrezca oportunidades para todos”, “Durante muchos años, el ejército fue empleado para amedrentar en la población”, “El ladrón trató de amedrentar a la joven, pero la chica se resistió”.

El amedrentamiento (es decir, el acto y el resultado de amedrentar) implica ejercer una presión o depositar una carga simbólica en la persona que recibe la acción. De esta manera, se espera que el sujeto amedrentado actúe de acuerdo a las exigencias de quien se encarga de amedrentar.

Tomemos el caso de un periodista que publica una nota en un periódico denunciando un caso de corrupción que involucra a un diputado. Unos días después de la publicación del artículo, alguien deja en su casa un sobre con una fotografía donde aparecen los hijos del periodista jugando en una plaza. Se trata de una iniciativa que, claramente, busca amedrentar al reportero: con la imagen le están demostrando que sus hijos están siendo vigilados o acechados. Para el periodista, el mensaje supone una advertencia vinculada a su denuncia y a las posibles consecuencias que pueden sufrir sus hijos si sigue publicando ese tipo de notas.

Un mafioso, por otra parte, puede amedrentar a alguien que le debe dinero baleando su automóvil y advirtiéndole que, si no paga su deuda, los siguientes disparos serán dirigidos directamente contra su persona.

Dentro del ámbito de la política más reciente se hace uso muy frecuentemente del verbo amedrentar. Y es que, de manera periódica, salen a la luz pública situaciones y medidas que ciertas figuras de peso a ese nivel han utilizado para amedrentar a rivales, a compañeros e incluso a instituciones o ciudadanos. Así, por ejemplo, podemos destacar desde acciones que se pueden realizar desde un gobierno para “asustar” al pueblo y conseguir que no se levante en contra hasta otras tareas que se realizan por partidos políticos para evitar que otros contrarios consigan dar a conocer sus acciones fuera de la legalidad. Todo en pro de mantener su situación de poder.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2015. Actualizado: 2017.
Definicion.de: Definición de amedrentar (http://definicion.de/amedrentar/)