Definición de ameno

El vocablo latino amoenus llegó a nuestra lengua como ameno. Este adjetivo alude a aquel o aquello que es agradable, satisfactorio o conveniente. Por ejemplo: “Ayer tuvimos un encuentro muy ameno con el administrador del edificio”, “Fue un festejo ameno y divertido”, “El centro cultural cuenta con un espacio ameno para la lectura”.

Ameno

Por lo general, lo ameno se asocia a lo llevadero: es decir, a aquello que se puede realizar o experimentar sin que resulte tedioso, aburrido o molesto. Una conferencia científica puede ser pesada si el disertante habla en tono monocorde, utiliza un lenguaje muy técnico y no apela a recursos visuales para apoyar sus dichos. En cambio, si el conferencista es didáctico, utiliza animaciones con el objetivo de complementar sus palabras y recurre al humor para llamar la atención, su charla será amena.

Que algo resulte ameno es imprescindible para lograr que las personas estén satisfechas, ya que lo fastidioso provoca descontento y hace que la gente pierda el interés. Por eso se dice que las clases escolares o universitarias deben ser amenas para que los alumnos estén motivados y se mantengan atentos durante la instrucción. Si un estudiante se aburre en clase, es probable que deje de seguir la explicación del docente y que, por lo tanto, termine sin aprender los contenidos que se dictan.

Cuando un lugar recibe el calificativo de ameno, la noción alude a que provoca placer por sus paisajes naturales. Un cerro ameno, por citar un caso, se encuentra cubierto de plantas y flores.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2015.
Definicion.de: Definición de ameno (http://definicion.de/ameno/)