Definición de ánfora

El término ánfora deriva del latín amphŏra, que a su vez procede del griego amphoreús. El concepto permite aludir a un recipiente que cuenta con dos manijas o asas.

Ánfora

De acuerdo a la primera acepción que menciona la Real Academia Española (RAE) en su diccionario, una ánfora es un cántaro (vasija, jarrón) de forma estrecha y alargada, que tiene un cuello extenso y que finaliza en punta. Este recipiente fue muy popular en el Imperio Romano y en el Antiguo Egipto.

Las vasijas más antiguas se remontarían al siglo XV antes de Cristo. Los egeos fueron los primeros en utilizarlas y luego se sumaron los romanos, los griegos y otros pueblos. En aquella época, las ánforas se utilizaban para almacenar y trasladar diversos productos alimenticios: aceites, vinos, cereales, aceitunas, etc.

La mayoría de las ánforas se fabricaban con cerámica, aunque también existían las ánforas metálicas. Su utilización fue masiva hasta llegado el siglo VII. Entonces comenzaron a popularizarse los envases hechos con cuero o madera.

Cabe destacar que las ánforas también dieron lugar a varias medidas de capacidad. Entre los romanos, un ánfora era equivalente a 26,2 litros. El peso que tenían las ánforas llenas de agua, por otra parte, equivalía a un talento: una medida de peso que además se usaba como unidad de moneda.

Más allá de estas especificaciones, los tipos de ánforas eran numerosos. Se conoce como ánfora panatenaica, por ejemplo, al recipiente cerámico que almacenaba el aceite de oliva que se otorgaba a modo de premio en el marco de los Juegos Panatenaicos.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2015.
Definicion.de: Definición de ánfora (http://definicion.de/anfora/)