Definición de apotegma

Apotegma es un término que procede del vocablo latino apophthegma, aunque su origen más lejano se encuentra en la lengua griega. En concreto, tenemos que exponer que apotegma proviene originariamente de una palabra griega que se encontraba conformada por dos partes claramente diferenciadas: la partícula “apo”, que puede traducirse como “fuera” o “lejos”, y el verbo “phthengesthai”, que es sinónimo de “declarar”.

Apotegma

Un apotegma es un dicho breve y sentencioso, que incluye un contenido moral que pretende aleccionar.

Por ejemplo: “El escritor lanzó otro de sus célebres apotegmas antes de dar por terminada la entrevista”, “No vengas con otro apotegma: soy bastante adulto como para que me estés aconsejando sobre mi vida”, “El filósofo escribió varios apotegmas sobre la vida en el campo”.

Puede decirse que un apotegma es una sentencia breve que expresa un contenido importante sin necesidad de apoyarse o extenderse en otras oraciones. En este sentido, es posible comparar a los apotegmas con los aforismos, los refranes o los proverbios.

Hay que establecer que la primera vez que se considera que se habló de un apotegma fue por parte de Cicerón. Y es que este dio a conocer que Catón había llevado a cabo la recopilación de importantes y significativas cosas que respondían a ese nombre.

El aforismo suele ser creado por un individuo que se atribuye su autoría. Los proverbios, en cambio, nacen del pueblo y son anónimos. Lo mismo ocurre con los refranes que, además, llevan implícita alguna advertencia.

El apotegma, por lo tanto, resulta más similar al aforismo que al proverbio o al refrán, ya que su autor suele ser conocido. La principal diferencia entre el apotegma y el aforismo es que el primero no suele cubrir temas serios, además de resultar simpático o gracioso. Por eso el apotegma también puede ser una sentencia dicha con gracia que no incluye contenido moral.

Muchos son los apotegmas que se emplean en diversos sectores de nuestra sociedad. Eso sucede, por ejemplo, en el ámbito de la política. En este caso, a lo largo de la Historia han surgido importantes sentencias de ese tipo y una buena muestra es la que estableció el que fuera presidente de Argentina Juan Domingo Perón. Y es que llegó a afirmar que los peronistas eran como los gatos, pues cuando podía parecer que se estaban peleando, lo que estaban haciendo en realidad era reproducirse.

Un ejemplo de apotegma es el pronunciado por el escritor Jorge Luis Borges sobre las personas que pertenecen al movimiento peronista: “Los peronistas no son ni buenos ni malos: son incorregibles”.

Dentro del ámbito de la Literatura, tenemos que señalar que existen diversas obras que en sus títulos o en sus temáticas utilizan la palabra “apotegmas”. Entre aquellas podríamos destacar, por ejemplo, “Apotegmas en el desierto” que pertenece al autor Mariano Torrent.

De la misma manera, hay que resaltar “Apotegmas a propósito del marxismo”, un ensayo sobre política publicado en el año 1970 y que fue escrito por el pensador zamorano Agustín García Calvo.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2012. Actualizado: 2014.
Definicion.de: Definición de apotegma (http://definicion.de/apotegma/)