Definición de dedal

Dedal es un concepto que proviene del latín digitāle, a su vez derivado del término digĭtus (que puede traducirse como “dedo”). Un dedal es una pieza pequeña y hueca que se emplea como protección del dedo durante la acción de coser.

Dedal

Cuando una persona cose, se encarga de unir distintas fragmentos de tela o de otro material mediante un hilo que se enhebra en una aguja. Dado que la aguja tiene punta, el costurero o la costurera se puede pinchar. Sin embargo, si se protege con un dedal, tiene la posibilidad de manipular la aguja sin riesgos.

Los dedales suelen ser cubiletes fabricados con metal u otro material rígido, que presentan pequeñas muescas y una abertura para insertar un dedo. El dedo protegido con el dedal se emplea para presionar la aguja en el marco del desarrollo de la costura.

En el Antiguo Egipto ya se empleaban dedales, según lo que se desprende de los hallazgos en diversas tumbas. Por entonces se trataba de dedales de cuero. En diversos países además se encontraron dedales antiguos de marfil, bronce y hueso.

También existen los dedales artísticos que, elaborados con cerámica, cuentan con dibujos o impresiones. Muchas veces estos dedales presentan alguna imagen e inscripción de una ciudad y se venden a modo de recuerdo.

La diversidad y la riqueza de dedales hacen que se trate de objetos coleccionables. Hay personas que buscan, conservan e intercambian estos productos como afición.

Dedales de niño o dedalera, por último, son nombres comunes de la planta cuya denominación científica es Digitalis thapsi.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2017.
Definicion.de: Definición de dedal (http://definicion.de/dedal/)

Definiciones Relacionadas