Definición de parto

En el latín es donde se encuentra el origen etimológico del término parto. En concreto, deriva de “partus”, que es participio del verbo “parere”, que puede traducirse como “parir”.

La noción de parto se emplea para nombrar al proceso y al resultado de parir (dar a luz). El parto, por lo tanto, marca el final de un embarazo y el nacimiento de la criatura que se engendraba en el útero de su madre.

Parto

Por ejemplo: “El trabajo de parto duró siete horas”, “Fue un parto complicado porque el bebé estaba enredado con el cordón umbilical”, “La madre de la cantante falleció en el parto”.

Podría decirse que el parto supone el comienzo de la vida de un individuo. A partir del nacimiento, después de todo, comienzan a contarse los años que vive una persona (la fecha del parto, de hecho, es el cumpleaños). Sin embargo, según la concepción filosófica o religiosa que se considere, hay quienes sostienen que la vida empieza antes del parto.

En el caso de los seres humanos, cuando el parto se desarrolla de manera natural, el proceso empieza a partir de un ensanchamiento del cuello uterino. El bebé comienza entonces a descender hasta ser alumbrado, cuando sale del cuerpo de su madre a través de la vagina

Otra posibilidad es que el parto se produzca de manera inducida, a través de una intervención quirúrgica en la región abdominal de la madre. En este caso, el parto recibe el nombre de cesárea y permite minimizar posibles inconvenientes de salud para la madre o el niño.

De la misma manera, no podemos olvidar que también existe el llamado parto instrumental. Este se produce cuando, por distintas circunstancias, el bebé tiene dificultades para nacer. Por ese motivo, los profesionales médicos toman la decisión de ayudarle haciendo uso de distintos utensilios como pueden ser la ventosa, los fórceps o la espátula.

Asimismo hay que señalar que cada vez más son las mujeres que toman la decisión de dar a luz a sus hijos de manera natural, pero en su propia casa. Y es que eso trae consigo un importante número de beneficios, entre los que destacan los siguientes:
• La madre experimenta el apoyo y el calor de todos sus seres queridos.
• Se ofrece una atención absolutamente personalizada.
• La mujer tiene menos estrés y angustia porque está en su propia casa, rodeada de su familia y con la asistencia que necesita.
• La mamá elige si desea dar a luz sentada, en la cama, en la bañera…
• El padre participa activamente en todo momento.

Además tampoco hay que olvidarse de que existen diversos tipos de parto que, cada vez son más demandados:
• El parto en el agua, que facilita al bebé la transición a este mundo y que reduce el dolor que experimenta la madre.
• El parto Bradley, que se identifica por el papel tan activo que tiene el padre. Y es que no sólo ayuda a la mamá con las técnicas de relajación sino que además le realiza masajes.

Cabe destacar que parto también es una conjugación del verbo partir (separar o dividir una cosa; marcharse hacia otro sitio): “Mañana parto hacia Nueva Zelanda por motivos laborales”, “Mejor no voy a hacer más fuerza con esta herramienta: a ver si parto el tornillo…”.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2013. Actualizado: 2015.
Definicion.de: Definición de parto (http://definicion.de/parto/)