Definición de quemadura

La quemadura es la descomposición que sufre un tejido orgánico al entrar en contacto con el fuego o con una sustancia corrosiva o cáustica. Más allá de esta descomposición, se conoce como quemadura a la llaga, ampolla o impresión que hacen el fuego o las cosas muy calientes.

Quemadura

Por ejemplo: “El piloto sufrió graves quemaduras ya que, con el impacto, el motor de su coche explotó y se prendió fuego”, “Esta quemadura me la hice ayer con aceite hirviendo, cuando preparaba la cena”, “Las quemaduras producidas por el sol pueden arruinarte las vacaciones de verano”.

A la hora de poder llevar a cabo lo que es el cálculo de la superficie del cuerpo que una persona se ha quemado se hace uso de lo que se conoce por el nombre de Regla de Pulasky y Tennison. Mediante esta, también llamada regla de los 9´s, a las distintas zonas del cuerpo se les otorga un tanto por ciento del total.

De esta manera, el tronco supone un 18%, la cabeza es un 9%, cada brazo se asocia a otro 9%, la parte de la espalda es un 18% y cada pierna es otro 18%. A todo ello habría que sumar también que lo que son los genitales corresponden a un 1%.

Es posible distinguir entre distintos tipos de quemaduras. Se conoce como quemadura térmica a aquella producida por el contacto con llamas, superficies calientes u otras fuentes de alta temperatura. Las quemaduras térmicas también pueden producirse por elementos a temperaturas muy bajas.

Las quemaduras químicas (que acontecen por la acción de agentes químicos) y las quemaduras eléctricas (originadas por la electricidad) son otros tipos de quemaduras.

Otra clasificación de las quemaduras está dada por su gravedad. Las quemaduras de primer grado sólo afectan a la capa superficial de la piel (epidermis) y producen su enrojecimiento y dolor al tacto.

Las quemaduras de segundo grado llegan hasta la dermis (la segunda capa de la piel) y suelen incluir la aparición de ampollas, supuraciones, sensibilidad al aire y la posible pérdida de parte de la piel.

Las quemaduras de tercer grado destruyen el tejido y atraviesan todo el espesor de la piel. Pueden destruir la capacidad de regeneración y hasta resultar indoloras, ya que los nervios quedan inutilizados.

Las quemaduras de cuarto grado, por último, son las más graves ya que incluyen daños a los músculos y los huesos. Pueden causar la necrosis y la pérdida de las extremidades. Estas quemaduras suelen ocasionarse a partir del congelamiento y el frío extremo.

Es importante establecer que las personas que sufren grandes quemaduras experimentan toda una serie de dolores y sufrimientos a raíz de lo que son aquellas. En concreto, sentirán dolor, tengan problemas con lo que es el plasma y además, en algunos casos, se toparán con el hecho de que su piel no se regenerará por lo que se verán en la necesidad de tener que acudir a los servicios de un cirujano plástico.

Para quemaduras pequeñas es singular establecer que existen una serie de trucos caseros que han pasado de generación en generación. Entre los más conocidos está el aplicar sobre la zona quemada aloe vera, hacer lo propio con miel o también con yogur. Puerro, melisa, clara de huevo o cebolla son otros de los productos naturales que se aconsejan aplicar sobre la zona quemada para facilitar la recuperación de la misma.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2010. Actualizado: 2010.
Definicion.de: Definición de quemadura (http://definicion.de/quemadura/)