Definición de batracio

La historia etimológica del término batracio se inicia con el vocablo griego bátrachos, que se traduce como “rana”. Bátrachos derivó en batrácheios: aquello que es propio de estos animales. Luego dicho concepto llegó al latín científico como Batrachium y finalmente, en el castellano, se transformó en batracio.

Batracio

Un batracio es un animal vertebrado anfibio que, al nacer, es acuático y realiza su respiración a través de branquias, pero luego se convierte en terrestre o semiacuático y pasa a respirar por pulmones. Otra particularidad de los batracios, como las ranas y los sapos, es que su temperatura resulta variable.

Los batracios también son nombrados como anuros debido a que no tienen cola. Su cuerpo es ensanchado y corto, presentando sus patas traseras con un gran desarrollo que les permite saltar con facilidad.

En el cuerpo de un batracio se advierten una boca ancha que puede carecer de dientes, oídos sin pabellón externo y ojos con párpados. Aunque es habitual que se diferencie entre las ranas y los sapos, la distinción no se sustenta en la taxonomía. A nivel general se llama ranas a las especies con gran capacidad de salto y para nadar y que tienen piel lisa. Los sapos, en cambio, presentan una piel más rugosa y cuentan con una agilidad inferior.

La alimentación de los batracios suele basarse en animales vertebrados terrestres y acuáticos, aunque también pueden ingerir invertebrados de pequeño tamaño. Respecto a la reproducción, por último, estas especies depositan sus huevos en paquetes o cordones en el agua.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2016.
Definicion.de: Definición de batracio (https://definicion.de/batracio/)