Definición de cianosis

El vocablo griego kýanos, que puede traducirse como “azul marino”, derivó en kyánōsis, que hace alusión a una coloración azulada. De dicho concepto procede el latín cyanosis, el origen etimológico de cianosis.

Cianosis

Se llama cianosis a la tonalidad azul que adquiere la piel ante un problema en la circulación de la sangre. El cambio de color se produce por la concentración de hemoglobina carente de oxígeno en aquellos vasos sanguíneos que se ubican próximos a la superficie de la piel, o por la presencia en los glóbulos rojos de pigmentos hemoglobínicos que son anómalos.

En situaciones normales, la sangre del ser humano es roja. Cuando dicha sangre no se encuentra oxigenada, parece volverse azulada debido a las propiedades ópticas que tiene la piel. Junto a esa coloración óptica que conocemos como cianosis, suele generarse una vasoconstricción (se estrechan los vasos sanguíneos).

La cianosis, por lo tanto, se vincula a tejidos con una concentración baja de oxígeno, ya que la sangre está desoxigenada. Por eso la piel se vuelve azulada u oscura, como ocurre con las mucosas y los labios ante una situación de hipoxia.

Para poder diagnosticar un cuadro de cianosis el doctor realizará los siguientes pasos:
-Debe leer a fondo el historial médico del paciente en cuestión.
-Tiene que observar si las uñas, los labios o la lengua de la persona en cuestión tienen un tono azulado.
-Le preguntará al paciente si ha estado sometido a bajas temperaturas o si ha consumido distintos tipos de drogas.
-Se encargará de medirle la presión sanguínea y la fuerza de su pulso e incluso de comprobar su ritmo cardíaco o los sonidos que realiza al respirar.
-Comprobará si tiene fiebre.

Se puede distinguir entre la cianosis periférica y la cianosis central. La cianosis periférica afecta a las extremidades (incluyendo los dedos y las uñas), las orejas y la nariz. Puede tratarse con la elevación del miembro afectado o el calentamiento de la región para incrementar la oxigenación. La cianosis central, por su parte, puede deberse a problemas cardíacos o pulmonares.

De la misma manera, no podemos pasar por alto el hecho de que existen otros dos tipos de cianosis que merece la pena descubrir:
-Cianosis verdadera. Bajo esta denominación se encuentra la cianosis que se considera que desaparece cuando se presiona la piel. Dentro de esta categoría se encuentra tanto la cianosis central como la periférica.
-Pseudocianosis, que es la que no desaparece cuando se aprieta la piel. Hay que decir que no es nada frecuente y que esa pigmentación de la piel tiene lugar como consecuencia del empleo de un fármaco o bien por culpa de metales pesados.

Además de todo lo indicado, no podemos pasar por alto que también se puede producir la cianosis en recién nacidos. Entre los síntomas habituales que experimentan están que se cansan mucho al comer, que pueden ir ganando poco peso, que sienten debilidad e incluso que se muestran muy irritables. Eso sin olvidar tampoco que cabe la posibilidad de que emitan una serie de ruidos extraños al realizar cada respiración.

Una sobredosis de drogas, una hemorragia intercraneal, el EPOC, una bronquiolitis, una embolia pulmonar, un infarto de miocardio, una insuficiencia cardíaca, una obstrucción venosa, una hipotermia y la hipoxia cerebral son algunas de las posibles causas de la cianosis.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2016. Actualizado: 2018.
Definicion.de: Definición de cianosis (https://definicion.de/cianosis/)

Buscar otra definición