Definición de civismo

La idea de civismo procede del francés civisme, a su vez derivado del vocablo latino civis (que puede traducirse como “ciudadano”). El concepto alude a una conducta que se desarrolla en concordancia con las normas de convivencia que regulan la vida social. También puede vincularse al respeto por los instituciones y las leyes.

Civismo

Se entiende que el civismo implica no transgredir las pautas que permiten vivir pacíficamente en comunidad. El civismo, por lo tanto, supone respetar los derechos de los demás y cuidar los espacios públicos y el medio ambiente. Si todas los integrantes de la sociedad actuaran con civismo, no habría violencia, ya que los conflictos se solucionarían a través del diálogo y del accionar institucional.

Supongamos que una persona necesita realizar obras en su departamento (apartamento). Para evitar molestar a sus vecinos, inicia los trabajos a las 10 de la mañana, los interrumpe al mediodía y luego los retoma entre las 16 y las 18. De esta manera no realiza ruidos que pudieran interferir con el descanso de los otros individuos. Además se encarga de limpiar la suciedad generada por las obras, depositando los escombros y los residuos en el contenedor correspondiente. Todas estas acciones demuestran el civismo del sujeto en cuestión.

Alguien que no respeta las normas de tránsito, arroja papeles en la calle, escucha música a todo volumen en horas de la noche y destruye los bancos de un parque por diversión, en cambio, no está respetando las normas propias del civismo.

Por lo general se entiende que el civismo parte de la educación: es necesario saber qué es lo que se debe respetar y por qué. Quien conoce las normas de convivencia y comprende que transgredirlas provoca un daño, es probable que actúe con civismo.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2016.
Definicion.de: Definición de civismo (https://definicion.de/civismo/)