Definición de formación cívica y ética

Formación es una noción que proviene del vocablo latino formatio. El término alude al proceso y resultado de formarse o formar: entre otros significados, este verbo puede referirse a capacitar o preparar a nivel profesional e intelectual a un individuo o a un conjunto de personas.

Lo cívico, en tanto, se vincula al civismo (la conducta que respeta las reglas de convivencia social) y a la ciudadanía (noción que también puede asociarse a un comportamiento adecuado en el marco de una comunidad). La ética, por otro lado, se compone de las normas morales.

Comunidad

La formación cívica y ética contribuye a la armonía social.

Qué es la formación cívica y ética

En un sentido amplio, la formación cívica y ética se relaciona con aquella instrucción que apunta a inculcar valores y a favorecer actuaciones que no atenten contra la armonía social. Estas enseñanzas tienen como misión la generación de buenos ciudadanos; es decir, de sujetos activos e informados que se comporten de manera responsable con el resto de la sociedad.

Si nos centramos en la formación cívica, busca que las personas conozcan las normas y los derechos para que puedan tener una participación constructiva y respetuosa en su comunidad. En cuanto a la formación ética, difunde valores como la solidaridad, la libertad, la justicia y la equidad.

Comunidad

La formación cívica y ética contribuye a la formación de buenos ciudadanos.

Una asignatura

En México, la Formación Cívica y Ética es una asignatura de la Educación Básica. Forma parte, por lo tanto, del plan de estudios de las escuelas primarias. La idea es que los alumnos comprendan el funcionamiento de un régimen democrático, analizando la forma de gobierno y las actitudes y conductas asociadas.

Al conocer la estructura del Estado mexicano y las reglas que sustentan el desenvolvimiento de sus instituciones, los jóvenes aprenden a actuar en el marco de lo legal, haciendo uso de su libertad y respetando la libertad del prójimo. A su vez, se espera que adquieran las herramientas adecuadas para comprometerse con la vida política, participando en la toma de decisiones desde el lugar que corresponda según el caso.

La formación cívica y ética en otros países

Más allá del nombre que se le otorgue a la asignatura o materia, la formación cívica y ética está presente en todos los sistemas educativos, de una forma u otra. Las escuelas, después de todo, tienen el objetivo de lograr que los niños y los jóvenes se transformen en ciudadanos aptos para integrarse a la sociedad, capaces de desarrollar su potencial en diversos ámbitos.

La Educación para la Ciudadanía, la Educación Cívica o la Formación Ciudadana, por ejemplo, son disciplinas o áreas de estudio que se dirigen a las relaciones sociales y a la buena convivencia social.

La formación cívica y ética, en definitiva, se refleja en las acciones cotidianas. Desde el cuidado del medio ambiente hasta la labor solidaria, pasando por el comportamiento a la hora de conducir un vehículo y el respeto por la diversidad, múltiples cuestiones están atravesadas por estos valores. Esto hace que sea un factor fundamental para el mantenimiento de la paz y de la armonía en el seno de una comunidad.

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2022.
Definicion.de: Definición de formación cívica y ética (https://definicion.de/formacion-civica-y-etica/)

Buscar otra definición