Definición de coima

La noción de coima, en los países latinoamericanos, se emplea como sinónimo de soborno: la dádiva que se otorga con el objetivo de obtener un favor de un funcionario o de una autoridad. Una coima, por lo tanto, es una suma de dinero o algún objeto de valor que se entrega de modo ilegal para acceder a algún tipo de beneficio.

Coima

La coima constituye un delito conocido como cohecho. En este tipo de casos hay dos partes que están en falta: la persona que entrega la coima para sobornar y aquella que la acepta para hacer o dejar de hacer algo que le corresponde por su cargo.

Supongamos que un policía le indica a un automovilista que detenga su marcha ya que se encuentra circulando sin cinturón de seguridad. Esta falta debe ser multada: sin embargo, para evitar la sanción, el automovilista le ofrece una coima al policía. Si el agente de la fuerza de seguridad es corrupto, aceptará el dinero y dejará marcharse al automovilista sin hacerle la multa correspondiente. En cambio, si se trata de un hombre honesto, rechazará el soborno y completará el procedimiento como corresponde.

Es sabido que en algunos países la corrupción es mucho más común que en otros, y una de las situaciones en las que se puede advertir con mayor frecuencia es el proceso de detención de un automovilista por parte de un agente de policía a causa de una infracción. Tal y como se expresa en el párrafo anterior, intentar sobornar a un oficial en un caso como éste es muy sencillo y está al alcance de casi todos, por lo cual si esta práctica se acepta no existen muchas razones para no llevarla a cabo; a menos que realmente nos importe la seguridad vial, claro está.

La mera posibilidad de salir “ilesos” por medio de un soborno es muy tentadora, especialmente si el monto de la multa es considerable para nuestro bolsillo. Y nadie puede ser considerado un monstruo por tomarse unos segundos para contemplar la idea de darle una coima a un agente de policía para que pase por alto sus obligaciones; somos seres humanos, de carne y hueso, débiles ante la tentación.

Pero la responsabilidad siempre debe prevalecer, ya que conducir un vehículo motorizado implica un riesgo potencial muy grande, tanto para nosotros como para el resto de los ciudadanos, y pagar por nuestras faltas es necesario para aprender a respetar más las leyes.

El ministro de Educación de un país, por otra parte, puede pedirle una coima al dueño de una editorial a cambio de adjudicarle a su empresa un contrato para proveer de libros al Estado. Para el empresario, pagar la coima implicaría la posibilidad de acceder a un negocio que, de otra manera, no lograría concretar. De todos modos, los principios éticos señalan que el dueño de la editorial debería rechazar la propuesta y denunciar al funcionario ante la Justicia.

Fuera del continente americano, los significados que adquiere este término son ciertamente diferentes e interesantes. La primera de las acepciones es “una mujer que conviva con su pareja fuera del matrimonio”; si bien esto también es considerado una falta moral desde un punto de vista religioso, no lo es para las personas ateas o agnósticas, y por lo tanto no se trata de una cuestión negativa en cualquier contexto.

Por otro lado, también se denomina coima al “salario que se le paga al garitero para que prepare las mesas de juego” para su uso por parte de los clientes. El garitero, por su parte, puede ser quien tiene un garito (una casa de juego clandestino), un jugador que frecuenta este tipo de sitios o bien alguien que encubre a los delincuentes.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2016. Actualizado: 2018.
Definicion.de: Definición de coima (https://definicion.de/coima/)

Buscar otra definición