Definición de conciliación

La etimología indica que conciliación es un término derivado del latín conciliatio. El concepto hace referencia al acto y la consecuencia de conciliar: acordar, compatibilizar, convenir.

Conciliación

Una conciliación, por lo tanto, consiste en llegar a un acuerdo sobre algo. La noción está vinculada a dejar diferencias de lado para dar por finalizado un conflicto o una disputa. Por ejemplo: “El jefe del bloque de senadores oficialistas se comprometió a buscar la conciliación con los líderes de la oposición”, “El gobierno ordenó la conciliación entre la empresa y los trabajadores”, “El gobernador anunció que impulsará un acto de conciliación para acercar a ambos pueblos”.

En el ámbito del derecho, se denomina conciliación al convenio que alcanzan los litigantes, con la intervención de un tercero, para concluir un pleito en marcha o para evitar su inicio. La conciliación, en este marco, es una herramienta para la resolución de conflictos.

Con una conciliación judicial se puede concluir un litigio sin la necesidad de llegar a una sentencia. Este proceso es dirigido por el juez, quien propone las condiciones del acuerdo y luego, si es aceptado por las partes, lo convalida con eficacia de cosa juzgada.

Una conciliación prejudicial, por su parte, permite resolver el proceso sin la necesidad del desarrollo de un juicio. En este caso, el tercero puede ser cualquier individuo y el acuerdo resulta equivalente a una transacción.

Es importante tener en cuenta que, en algunas legislaciones, el hecho de tratar de lograr una conciliación puede resultar un paso obligatorio en el marco de un proceso legal o antes de la presentación de una demanda.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2016.
Definicion.de: Definición de conciliación (https://definicion.de/conciliacion/)