Definición de criminalidad

Lo primero que vamos a hacer es conocer el origen etimológico de la palabra criminalidad que ahora nos ocupa. En este caso, podemos exponer que procede del latín, exactamente es fruto de dos componentes claramente delimitados:
-El sustantivo “crimen”, que viene a hacer mención al resultado de una acción delictiva que debe ser llevada a juicio.
-El sufijo “-alis”, que se utiliza para indicar “relativo a”.

Criminalidad

El concepto puede usarse de diversas maneras, siempre vinculado al crimen: un delito de gravedad o una acción voluntaria que se realiza con la intención de herir gravemente o asesinar a alguien.

La idea de criminalidad puede emplearse respecto a la circunstancia que convierte a un acto en criminal. También refiere a la cantidad de crímenes que se cometen en un lugar y en un momento concretos y a la acción de cometer crímenes.

Por ejemplo: “En los últimos cinco años, la tasa de criminalidad de la ciudad subió un 48%”, “La lucha contra la criminalidad será uno de los pilares de mi gobierno”, “Las estadísticas de criminalidad son alarmantes”.

Los crímenes se vinculan a los delitos: las conductas típicas que resultan antijurídicas y que son susceptibles de un castigo penal. Quien comete un delito, viola la ley. Por lo general el concepto de crimen se asocia a un delito de gravedad que atenta contra la vida. La criminalidad, en este sentido, alude a los delitos más graves.

Supongamos que un joven con trastornos mentales asesina a su vecino. La autoría del crimen pronto es demostrada a través de las pruebas indubitables que se recolectan durante la investigación. Sin embargo, a la hora del juicio, el desafío para el tribunal es determinar si el asesino comprendía la criminalidad de sus actos: es decir, si su condición mental le permitía entender lo que hacía al matar a la otra persona. Si el tribunal considera que el asesino era conciente de la criminalidad de su acción, será encarcelado. En cambio, si sostiene que el individuo no tenía comprensión de la criminalidad, será declarado inimputable (no se le puede imputar el delito) y enviado a una institución para que reciba un tratamiento acorde a su condición.

Anualmente se realizan distintos informes y estudios para conocer cuáles son los países que cuentan con mayores índices de criminalidad. Así, por ejemplo, entre esas naciones podemos destacar que se encuentran Honduras, El Salvador, Costa de Marfil, Venezuela, Belice, Jamaica o Guatemala, por ejemplo.

De la misma manera, no podemos pasar por alto tampoco que en España incluso el Ministerio de Interior tiene un portal estadístico de criminalidad donde por trimestres va dejando constancias de las cifras relativas a ese aspecto que tienen lugar en su territorio.

Además de todo lo expuesto, no podemos pasar por alto que en las últimas décadas ha surgido otro concepto que va en esa línea. Nos estamos refiriendo a la cibercriminalidad. Bajo ese término se encuentra el conjunto de actos cometidos en lo que es el ciberespacio, la Red, que dan como resultado unas víctimas y que quien la lleva a cabo pretende conseguir un objetivo o un beneficio.

Dentro de lo que es la cibercriminalidad se incluyen delitos como son los fraudes informáticos, entre los que se encuentran el hacking, la sustracción de información confidencial, estafas online con tarjetas de crédito…

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2017. Actualizado: 2019.
Definicion.de: Definición de criminalidad (https://definicion.de/criminalidad/)

Buscar otra definición