Definición de dehiscencia

Antes de entrar de lleno en el significado del término dehiscencia, se hace necesario descubrir su origen etimológico. En este caso, podemos exponer que se trata de una palabra que deriva del latín, exactamente de “dehiscens, dehiscentis”, que puede traducirse como “que se abre”. Y esa, a su vez, procede del verbo “dehiscere”, que es sinónimo de “abrirse”.

Dehiscencia

La noción de dehiscencia se emplea en la medicina y en la botánica. En el primer caso alude a un inconveniente en la reparación de una herida tras una intervención quirúrgica.

La dehiscencia, en este marco, supone que los tejidos afectados vuelven a separarse. Esto quiere decir que la herida se abre y sangra, provocando inflamaciones, dolor y fiebre.

Existen diversas causas que pueden provocar la dehiscencia de una herida. Muchas veces este trastorno está vinculado a problemas con el colágeno de la piel. Una infección, la diabetes, la obesidad, un trauma producido sobre la herida tras la intervención o una sutura mal realizada también pueden derivar en la dehiscencia.

El uso de corticosteroides en dosis elevadas, una deficiencia de vitamina C e incluso la existencia de una presión sobre la sutura son otras situaciones que pueden llevar a que se produzca una dehiscencia.

Asimismo hay una serie de factores que incrementan los riesgos de que una persona sufra dehiscencia en una sutura. Nos estamos refiriendo a la edad, al tabaquismo, a que tenga diabetes, a que no siga las indicaciones de sus doctores o a que cuente con una alimentación que no es equilibrada ni completa.

Ante la aparición de la dehiscencia, el tratamiento puede incluir una nueva sutura y el suministro de antibióticos para la profilaxis. Cambiar las gasas que cubren la herida y dejar la lesión expuesta al aire un cierto tiempo también pueden formar parte del tratamiento.

La botánica, por otra parte, apela al concepto de dehiscencia para referirse a la apertura natural del pericarpio de un fruto o de las anteras de una flor para posibilitar la salida de una semilla o del polen.

La dehiscencia, en este sentido, se produce espontáneamente cuando una estructura vegetal alcanza su madurez y debe proceder a la liberación de su contenido. En el caso de los frutos, la dehiscencia ocurre en los frutos secos y puede desarrollarse de distintas maneras de acuerdo a cómo se concreta la apertura del carpelo. La dehiscencia de las anteras, en cambio, se produce mediante el endotecio.

De la misma manera es fundamental que conozcamos la existencia de lo que se conoce como dehiscencia de sutura. Bajo este término se encuentra lo que es que los tejidos, que habían sido unidos mediante la pertinente sutura, se han despegado debido a un fallo de tipo técnico. Esa situación trae consigo no solo que se separen sino también que el contenido orgánico que esos tengan se “fugue” y que se origine una situación realmente grave para el paciente en cuestión.

De forma habitual este tipo de dehiscencia se produce en relación a lo que son los aparatos genitales y los intestinales, sobre todo.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2017. Actualizado: 2019.
Definicion.de: Definición de dehiscencia (https://definicion.de/dehiscencia/)

Definiciones Relacionadas

Buscar otra definición