Definición de dehiscencia

La noción de dehiscencia, derivada del vocablo latino dehiscens, se emplea en la medicina y en la botánica. En el primer caso alude a un inconveniente en la reparación de una herida tras una intervención quirúrgica.

Dehiscencia

La dehiscencia, en este marco, supone que los tejidos afectados vuelven a separarse. Esto quiere decir que la herida se abre y sangra, provocando inflamaciones, dolor y fiebre.

Existen diversas causas que pueden provocar la dehiscencia de una herida. Muchas veces este trastorno está vinculado a problemas con el colágeno de la piel. Una infección, la diabetes, la obesidad, un trauma producido sobre la herida tras la intervención o una sutura mal realizada también pueden derivar en la dehiscencia.

Ante la aparición de la dehiscencia, el tratamiento puede incluir una nueva sutura y el suministro de antibióticos para la profilaxis. Cambiar las gasas que cubren la herida y dejar la lesión expuesta al aire un cierto tiempo también pueden formar parte del tratamiento.

La botánica, por otra parte, apela al concepto de dehiscencia para referirse a la apertura natural del pericarpio de un fruto o de las anteras de una flor para posibilitar la salida de una semilla o del polen.

La dehiscencia, en este sentido, se produce espontáneamente cuando una estructura vegetal alcanza su madurez y debe proceder a la liberación de su contenido. En el caso de los frutos, la dehiscencia ocurre en los frutos secos y puede desarrollarse de distintas maneras de acuerdo a cómo se concreta la apertura del carpelo. La dehiscencia de las anteras, en cambio, se produce mediante el endotecio.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2017.
Definicion.de: Definición de dehiscencia (https://definicion.de/dehiscencia/)
Top