Definición de demasiado

El término demasiado puede emplearse como adjetivo, pronombre o adverbio. El diccionario de la Real Academia Española (RAE) reconoce más de una decena de usos de este concepto que suele aludir a una magnitud, una cifra o una intensidad que resulta indefinida, pero excesiva.

Demasiado

Demasiado puede aludir a una cantidad que es muy grande. Por ejemplo: “Tengo demasiados problemas para sumar otro más”, “Hay demasiadas personas en este bar, mejor vayamos a otro lugar más tranquilo”, “Teniendo en cuenta su nivel de actividad, creo que la empresa tiene demasiados empleados”.

La idea también puede reflejar la valoración de algo cuando se vincula a un sustantivo contable en singular que se utiliza como no contable: “¡Es demasiado automóvil para mí! No quiero un vehículo tan lujoso”, “Me parece que es demasiado hotel para nosotros”, “Demasiada máquina para tarea tan simple”.

En ocasiones, demasiado refiere a una intensidad mayor a la conveniente: “Hace demasiado calor para andar bajo el sol”, “Nieva demasiado para caminar hasta el restaurante”, “Si no llueve demasiado, esta tarde vamos a ir a jugar al fútbol”.

Un tiempo o una frecuencia excesivos, por otra parte, pueden mencionarse con este adverbio: “Ha estado demasiado tiempo en la cama; es hora de que se levante”, “Me preocupa que mi hijo se exponga demasiado”, “He llorado demasiado y ha llegado el momento de salir adelante”.

Si bien con mucha frecuencia se usan los términos demasiado y muy de forma indistinta, es necesario resaltar que no son sinónimos. Mientras que muy sirve para intensificar un adjetivo, un adverbio no comparativo o un sintagma preposicional, para indicar un alto grado de la propiedad que menciona, la palabra demasiado siempre hace referencia a un exceso en dicho grado, y por lo tanto sirve para describir situaciones negativas o, al menos, innecesarias.

Veamos un ejemplo para comprender mejor esta diferencia. Si decimos “Paula es una chica muy estudiosa”, damos a entender que Paula es una persona que asume con responsabilidad su obligación de estudiar, que dedica un tiempo prudente al repaso de sus apuntes, a la lectura y a la práctica, por ejemplo. En cambio, “Paula es una chica demasiado estudiosa puede hacer referencia al hecho de que no pueda desprenderse de sus estudios por miedo a fracasar, a que descuide su salud durmiendo poco, y que incluso consiga resultados opuestos a los deseados.

DemasiadoDe modo similar, “Eres muy atento” puede ser sinónimo de “Muchas gracias”, mientras que “Eres demasiado atento” puede denotar la sospecha de que el otro esconde algún interés que lo lleva a ser tan atento.

Otro uso de demasiado se relaciona con un límite que se supera en cuanto a la tolerancia o a la capacidad de soportar: “¡Esto ya es demasiado! No voy a permitirte que me sigas tratando de este modo”, “La muerte de mi abuela fue demasiado para mí”.

En estos últimos dos ejemplos, no es necesario agregar información porque el interlocutor puede entender por contexto el significado implícito del término demasiado. En la primera oración podríamos decir que se habla de “demasiada violencia” o “demasiada injusticia”, mientras que en el segundo es probable que el emisor esté expresando “demasiada tristeza” o “demasiado sufrimiento”.

Si el sentimiento o la sensación que provoca la situación que nos despierta este uso de la palabra demasiado no son tan negativos, entonces podemos decir que también vale la expresión “esto es el colmo” como sinónimo, algo que puede apreciarse en las siguientes oraciones de ejemplo: “¡Esto es el colmo! Ya llevas un mes sin ordenar tu cuarto”, “Su forma de dirigirse a la empleadora ya fue el colmo, y eso le costó el puesto de trabajo”, “Que se apareciese esta noche en la fiesta sería el colmo”.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2017. Actualizado: 2018.
Definicion.de: Definición de demasiado (https://definicion.de/demasiado/)

Buscar otra definición