Definición de esquí

El término esquí deriva del francés ski, a su vez procedente de la lengua noruega. Así se denomina a un patín alargado que se emplea para deslizarse sobre el agua o la nieve. Por extensión, se llama esquí al deporte y actividad recreativa que se realiza sobre estas tablas.

Esquí

Por ejemplo: “En los últimos Juegos Olímpicos de Invierno, el país europeo ganó siete medallas en esquí”, “Ve a buscar los esquís que empezó a nevar y podemos divertirnos un rato”, “Mi sueño es hacer esquí en los Alpes”.

Los esquís originales se fabricaban con madera. En la actualidad suelen combinarse distintos materiales, como titanio, fibra de carbono y otros. Los esquís son más anchos en la cola y en la punta que en el sector central, donde se halla la fijación: allí se engancha la bota del esquiador. La persona también utiliza bastones para impulsarse y mantener el equilibrio.

Como disciplina, el esquí puede practicarse de modo recreativo o competitivo. El más popular es el esquí que se realiza sobre la nieve, generalmente en montañas con pistas preparadas para esta actividad.

Numerosos son los beneficios que se considera que trae consigo practicar esquí en la nieve. En concreto, entre los mismos destacan algunos tales como que se tonifican los músculos del cuerpo, que se consigue liberar el estrés, que se mejoran los abdominales e incluso que se fortalece la espalda, evitando así la aparición de dolores.

De la misma manera, también se resalta que ayuda a mejorar la coordinación corporal, la capacidad de concentración, la agilidad e incluso lo que es el equilibrio.

Una de las modalidades de esquí más conocidas es el esquí alpino. En este caso, el esquiador debe descender por una pendiente en el menor tiempo posible y respetando un recorrido que se marca en el circuito.

Dentro del esquí alpino podemos destacar la existencia de varias especialidades, entre las que se encuentran las siguientes:
-El eslalon, que es la prueba más importante y de mayor prestigio que se celebra en la copa del mundo.
-El descenso, que es una de las pruebas que más interés despierta en los circuitos del mencionado campeonato. Entre los descensos más relevantes están el de Wengen y el de Kitzbuehel.
-La combinada, que se compone de una prueba de eslalon y de otra de descenso.
-El Súper G, en la que el esquiador tendrá que demostrar no solo su capacidad de precisión sino también de velocidad. Y es que tendrá que hacerle frente no solo a una prueba de descenso sino también a otra de eslalon gigante, que es otra de las especialidades del esquí alpino.
-El paralelo, que consiste básicamente en que el esquiador tiene que afrontar dos descensos de manera simultánea que se desarrollan en un trazado que tiene la particularidad de ser más corto que el de un eslalon.

El esquí de fondo, por su parte, consiste en recorrer una distancia larga, también en el menor tiempo posible, pero sin pendientes: el deportista avanza por un terreno ondulado o llano.

Otro tipo de esquí es el esquí de travesía. Se trata de excursiones que se llevan a cabo en zonas que no están señalizadas, por lo cual se asemeja al montañismo.

El esquí acuático, por último, se desarrolla sobre el agua. Una lancha a motor remolca al esquiador, que debe tratar de no perder el equilibrio para no hundirse.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2017. Actualizado: 2019.
Definicion.de: Definición de esquí (https://definicion.de/esqui/)

Buscar otra definición