Definición de gradual

Antes de entrar de lleno en el significado del término gradual, vamos a proceder a conocer su origen etimológico. En este caso, podemos exponer que deriva del latín, exactamente es fruto de la suma de dos componentes léxicos claramente diferenciados:
-El sustantivo “gradus”, que puede traducirse como “escalón” o “peldaño”.
-El sufijo “-al”, que se usa para indicar “relativo a”.

Gradual

Este término llegó a nuestro idioma como gradual, un adjetivo que alude a aquello que se desarrolla de grado en grado. Un grado, por otra parte, puede un nivel, un estado, una medida o un valor de algo.

Entre los sinónimos de gradual podemos destacar palabras tales como escalonado, sucesivo, progresivo, sucesivo, paulatino o graduado. Por el contrario, entre sus antónimos hay términos como rápido o repentino, por ejemplo.

La idea de escala gradual, en este marco, se emplea en el derecho para aludir a la serie de castigos que se encuentran ordenados, de mayor a menor gravedad, en un código. De acuerdo a las circunstancias y a la índole del delito, el accionar es enmarcado en la escala.

Una escala gradual también puede aludir a un espectro de color. En este sentido, la escala fija los límites inferiores y superiores para la definición de cada tono.

En el sentido más amplio, gradual es aquello que se realiza poco a poco pero de manera continuada. El gradualismo, por lo tanto, supone que un desarrollo se lleva a cabo lentamente, y no de forma abrupta.

Tomemos el caso del presidente de un país que, al empezar su mandato, promete que reducirá el gasto del Estado para que los ciudadanos puedan pagar menos impuestos. El mandatario, de este modo, elabora un plan de reforma con el objetivo de lograr un cambio gradual, de manera tal que no haya recortes masivos y repentinos. Con este ajuste gradual, busca minimizar los conflictos con quienes se verán afectados por el menor gasto estatal, dando tiempo a que se adapten y suavizando las consecuencias de las medidas.

En el ámbito de la religión, por último, se llama gradual al fragmento de la misa que se ubica entre la epístola y el evangelio. Este canto suele presentar una respuesta con un único verso.

En relación al ámbito litúrgico, no podemos olvidarnos de hacer hincapié en la existencia de lo que se conoce como “El Gradual Romano”, que es un libro oficial del rito romano en el que se vienen a incluir los distintos cantos que se pueden usar dentro de una misa.
De esta publicación se puede hacer hincapié en varios datos de interés tales como los siguientes:
-Originariamente fue titulado “Antiphonale Missarum”, lo que puede traducirse como “Antífonas de las misas”.
-Las partes principales de este libro litúrgico son el introito, el gradual de los salmos, la secuencia, lo que se conoce como el canto del ofertorio, la aclamación del Evangelio y la llamada antífona de la comunión.
-A lo largo de la historia este libro se ha ido editando nuevamente e introduciendo algunos cambios. En concreto, hay que establecer que la última edición que se llevó a cabo fue la del año 1979.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2018. Actualizado: 2019.
Definicion.de: Definición de gradual (https://definicion.de/gradual/)

Buscar otra definición