Definición de entrada en calor

La noción de entrada en calor se utiliza en el ámbito del deporte para nombrar a los movimientos corporales que una persona debe llevar a cabo antes de realizar una actividad física intensa, con el objetivo de desentumecer las articulaciones y los músculos y así minimizar el riesgo de lesión.

Entrada en calor

La entrada en calor, también llamada calentamiento, consta de distintos ejercicios que deben desarrollarse de manera ordenada y gradual. Esto permite que el organismo se prepare para un esfuerzo más intenso.

Gracias a la entrada en calor, por lo tanto, se optimiza el rendimiento físico. La persona que, en cambio, no calienta los músculos antes de practicar un deporte, aumenta la posibilidad de sufrir una contracción o un desgarro muscular.

Decíamos líneas arriba que la entrada en calor es gradual: la intención es que la temperatura muscular crezca de a poco. En una primera etapa, el calentamiento se realiza con ejercicios de poca intensidad y, a medida que avanza el tiempo, dicha intensidad se debe ir incrementando. Al finalizar la entrada en calor, el cuerpo debería estar preparado para un esfuerzo grande.

Aunque la rutina tiene que ser indicada por un preparador físico según cada caso individual, por lo general la entrada en calor se inicia con un calentamiento cardiovascular para que los músculos alcancen una temperatura mínima. Luego se mueven las distintas articulaciones y finalmente se realizan estiramientos globales. Es importante evitar, en todo el proceso, los movimientos violentos y los rebotes que aumentan el riesgo de daño físico.

Hay que tener en cuenta además que la entrada en calor varía de acuerdo al deporte a practicar. Más allá del calentamiento general, existen calentamientos segmentados para preparar aquellas partes del cuerpo que más se utilizan según la disciplina.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2017.
Definicion.de: Definición de entrada en calor (https://definicion.de/entrada-en-calor/)