Definición de huraño

El adjetivo huraño se utiliza para calificar a quien tiende a alejarse de las personas, optando por llevar una vida aislada y en soledad. El individuo huraño no disfruta el contacto con los demás, por eso intenta evitar o minimizar las interacciones sociales.

Huraño

Por ejemplo: “En el monte vive un anciano huraño que solo visita el pueblo una vez por mes”, “Soy un poco huraño, en mi tiempo libre prefiero quedarme en mi casa”, “El cantante es algo huraño: no suele conceder entrevistas ni se acerca demasiado al público”.

El huraño, en definitiva, no es sociable. Participar de reuniones, asistir a fiestas o salir con amigos no forman parte de sus intereses. Por el contrario, elige permanecer en su hogar, sin alejarse de su entorno e impidiendo que otros sujetos accedan a él.

En general el huraño es antipático y hosco. Puede ignorar al resto de las personas o incluso volverse agresivo, sobre todo si se siente amenazado o en peligro.

Existen diversas razones que pueden convertir a alguien en un huraño. Habitualmente esta característica está vinculada a la crianza o a la infancia, aunque también puede surgir a partir de una gran decepción con algún ser querido (un desengaño amoroso, una traición familiar, etc.). Ante el dolor o el trauma, el sujeto comienza a ensimismarse como un mecanismo de protección.

Es importante mencionar que hay quienes son huraños en situaciones públicas o de mucha exposición, aunque resultan cálidos, amables y simpáticos con su círculo íntimo. Este sería el caso de un famoso actor que no habla con los periodistas ni participa de eventos sociales, pero se mantiene siempre cerca de sus familiares y amigos, por citar una posibilidad.

HurañoEl caso de la palabra huraño es similar al de muchos otros adjetivos que no describen una o más características innegables sino que surgen de la observación de rasgos subjetivos, que pueden ser interpretados de diferentes maneras, tanto por los observadores como por el sujeto en el cual se interesen. En este marco, también debemos aclarar que no siempre el individuo huraño se identifica a sí mismo de esta forma, ya sea porque le dé vergüenza admitir su poca facilidad o interés en las cuestiones sociales o simplemente porque no se considere huraño a sí mismo.

Para contar con más herramientas en el proceso de definir este término, vamos a remitirnos a algunos de los sinónimos que podemos encontrar en los diccionarios: arisco, antipático, insociable, huidizo, retraído, misántropo, hosco y esquivo. Con respecto a los antónimos, por otro lado, podemos mencionar tratable y sociable.

Resulta curioso notar que entre los sinónimos que más frecuentemente se usan para sustituir el término huraño haya dos tendencias bien definidas: una nos habla de una actitud un tanto violenta, mientras que otra hace referencia simplemente a una incapacidad para tratar con los demás. Si bien entre estos dos extremos hay otros matices, es interesante distinguir la actitud de una persona antipática (que siente y provoca rechazo o aversión en su entorno) de la que tiene alguien huidizo (que no es fácil de alcanzar, que no permanece en espacios públicos ni da lugar a largas conversaciones).

Quizás el aspecto más importante de este concepto sea la percepción que tenemos de las demás personas, en especial de aquellas que no parecen vivir de acuerdo con la norma. Llamar «huraño» a alguien puede ser el producto de una mera intención de describirlo en una sola palabra para agilizar una conversación, pero también de despreciar su actitud por no ser «normal». El uso de éste y otros términos que hacen referencia a estilos de vida peculiares sirven como armas para rechazarlos y reforzar las ideas masivas.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2018. Actualizado: 2019.
Definicion.de: Definición de huraño (https://definicion.de/hurano/)

Buscar otra definición