Definición de incunable

La raíz etimológica del término incunable procede del vocablo latino incunabŭla, que puede traducirse como “pañales”. El concepto se emplea para calificar a aquellos libros que se editaron en el periodo comprendido entre la creación de la imprenta y los inicios del siglo XVI.

Incunable

Incunable, por lo tanto, es un adjetivo que se aplica a las obras impresas entre 1450 y 1500 aproximadamente. En ocasiones, se simplifica la delimitación temporal indicando que los incunables son libros del siglo XV.

Se estima que la idea de incunable fue acuñada en el siglo XVII. Bernhard von Mallinckrodt y Cornelius Beughem suelen ser señalados como los primeros en plasmar la noción en una publicación.

En el tiempo de los incunables, el impresor se encargaba de todo el proceso. No solo era el dueño de la prensa, sino que también fabricaba el papel, se encargaba de la fundición de los tipos y era el encuadernador, el editor y el librero. La relevancia de los incunables está dada por tratarse de los primeros documentos que masificaron el alcance de la cultura.

Como la etimología lo sugiere, la idea de incunable se vincula a que los libros impresos estaban “pañales” o en la “cuna”. En el siglo XV llegaron a existir unas 1.200 imprentas que permitieron dar a conocer miles obras: todas ellas, calificadas como incunables.

La Biblioteca Estatal de Baviera, en Alemania, es una de las instituciones que ostenta mayor cantidad de incunables, al albergar más de 18.000. Entre ellos se encuentra la Biblia de Gutenberg, considerada como el incunable más famoso ya que fue el primer libro que se imprimió a gran escala apelando a un sistema de tipos móviles.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2018.
Definicion.de: Definición de incunable (https://definicion.de/incunable/)

Buscar otra definición