Definición de inmótica

La noción de inmótica no forma parte del diccionario de la Real Academia Española (RAE), donde sí se reconoce al término inmoto, que deriva del vocablo latino immōtus. Inmoto es un adjetivo que se utiliza para calificar a lo que no se mueve y/o no puede ser movido.

Inmótica

Al bien habitable que, por sus características, se mantiene siempre fijo o estable, sin desplazamientos, se lo llama inmueble. Las casas y los edificios, por lo tanto, son inmuebles.

Con estas ideas en claro, podemos avanzar en la definición de inmótica. Así se denomina al conjunto de sistemas y tecnologías que permiten la automatización de un inmueble. Gracias a la inmótica, es posible controlar y supervisar a distancia diversos funcionamientos y estados de un edificio.

La inmótica, por lo tanto, se vincula a la domótica, que refiere a aquellas herramientas que sirven para automatizar las instalaciones de una casa. Mientras que la domótica se usa para gestionar la energía, la seguridad y las comunicaciones en el interior de una vivienda, la inmótica está asociada al gerenciamiento o la gestión de un edificio en su conjunto, y no a una única unidad.

Por eso en la práctica el concepto de inmótica suele aplicarse a instalaciones del sector de servicios o productivo, como un hotel, un banco, un hospital o una planta industrial. Con la inmótica, se puede administrar el uso de recursos de forma inteligente y así incrementar el confort y minimizar los costos.

Regular la refrigeración, la calefacción y la ventilación, controlar la iluminación y administrar la apertura y el cierre de las puertas son algunas de las acciones que pueden programarse o manejarse a través de la inmótica.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2018.
Definicion.de: Definición de inmótica (https://definicion.de/inmotica/)

Buscar otra definición