Definición de

Ira

Ira es un término de origen latino que se refiere a la furia y la violencia. Se trata de una conjunción de sentimientos negativos que genera enojo e indignación.

Por ejemplo: “El gesto del delantero despertó la ira de los simpatizantes rivales”, “El empresario vivió un día de ira: primero insultó a un transeúnte, luego empujó a un vecino y, finalmente, golpeó a un policía”, “El fallo del árbitro motivó la ira de la gente, que no dudó en arrojar objetos contundentes al campo”.

Furia

El mal humor y la impaciencia pueden provocar ira.

Si tienes solo unos segundos, lee estos puntos claves:
  • La ira es una emoción que todos experimentan de manera diferente, puede ser persistente o transitoria, y suele estar vinculada a la frustración y la injusticia. Esta ira puede ser transformada en algo positivo a través de actividades como el deporte y la música.
  • La ira está asociada con otras emociones como la rabia, el resentimiento, el rencor y el odio. Si no se controla, puede resultar en comportamiento violento y conflictivo. Se pueden usar técnicas de relajación, terapia y en algunos casos, medicación para manejar la ira.
  • Para el catolicismo, la ira es uno de los siete pecados capitales y es considerada pecaminosa, ya sea que se dirija hacia uno mismo o hacia los demás. La música, especialmente la clásica, a veces usa la ira como inspiración, expresándola a través de la intensidad y la velocidad de las piezas.
  • Algunos expertos creen que la ira puede tener una base genética o biológica y puede ser desencadenada por factores como la fatiga, los cambios hormonales, los problemas sexuales, la depresión y el hambre. Además, la ira también puede usarse de manera simbólica para describir fenómenos violentos de la naturaleza.

Exteriorización de la ira

La psicología recomienda exteriorizar la ira de alguna manera, para evitar que ésta devenga en enfermedad. Es importante señalar que existen diversas formas no violentas de canalizar un sentimiento negativo; actividades tan sanas como la práctica de algún deporte o tan enriquecedoras como el estudio de música y la ejecución de un instrumento representan algunas de las decisiones más adecuadas para convertir la ira en algo positivo.

Dado que se trata de una cuestión interna, la visión que cada persona tiene de la ira es potencialmente diferente, independientemente de la definición oficial que le haya dado la psicología. Del mismo modo, los disparadores de esta sensación y las formas en la que reaccionan ante su aparición varían de individuo en individuo. En general, la ira se encuentra íntimamente ligada a la frustración, dado que surge como una combustión ante la imposibilidad de resolver algo.

Equilibrio

Para evitar la ira, se debe trabajar en la inteligencia emocional.

Puede servirte: Inteligencia interpersonal

De lo pasajero a lo persistente

Podemos distinguir, a grandes rasgos, entre un tipo de ira que persiste a lo largo del tiempo, que aparece como respuesta a un suceso negativo del pasado que aún no haya sido resuelto, y otro pasajero, puntual, provocado por un conflicto bien definido y que tiene lugar en el presente. En el primer caso, se conoce que quienes han sufrido abusos, ya sea sexuales o psicológicos, durante la infancia y no hayan tenido la oportunidad de enfrentar a sus agresores, suelen presentar brotes de ira y arrebatos a lo largo de toda su vida.

Aquí entra de nuevo la frustración, dado que la víctima siente una gran angustia ante la injusticia que vivió y el hecho de no poder cambiar su pasado, y esto se convierte en un cúmulo de violencia y agresión que jamás logrará desatar contra la o las personas responsables de su dolor, por lo cual la explosión tendrá lugar de forma casi cíclica año tras año. Esto no significa que esta ira acumulada no pueda encausarse y canalizarse de una forma no dañina para el sujeto.

Reconocimiento

La aceptación y el perdón, en ocasiones, ayudan a dejar atrás la ira.

Expresión y tratamiento de la ira

Hay muchas emociones asociadas a la ira. La rabia, el resentimiento, la exasperación, el rencor, la sed de venganza y por supuesto el odio suelen expresarse de manera violenta.

Quien tiene ira, no logra controlar su impulso violento. Ese enfado fruto de la irritación deriva en la hostilidad o la confrontación, que puede desarrollarse como una discusión a los gritos y con insultos, una pelea a golpes de puño o enfrentamientos más graves con el uso de armas.

Es importante, por lo tanto, evitar el estallido. Se deben trabajar aquellos sentimientos vinculados a la humillación, la ofensa, el rechazo o la tristeza en general con ayuda de un psicólogo a través de la terapia, dejando de lado la negación y cursando los duelos que sean necesarios. El objetivo es que la ira no lleve a actuar con desesperación y furia.

El tratamiento puede incluir medicación si así lo indica un profesional de la psiquiatría. De todos modos, la ira puede combatirse con técnicas de relajación, ejercicios de respiración profunda, yoga o meditación, por mencionar algunas posibilidades.

La mirada del catolicismo

Para el catolicismo, la ira es uno de los siete pecados capitales. Esta ira puede manifestarse contra uno mismo (a través del suicidio o de la autoflagelación) o contra los demás (reflejada en enfrentamientos, ataques, golpes o hasta asesinatos). En ambos casos, se encuentra penada por los preceptos religiosos.

Dada la estrecha relación que tuvieron la música y la religión siglos atrás, no resulta extraño que la palabra ira forme parte de tantas obras maestras de compositores como Antonio Vivaldi o Georg Friedrich Händel. En este caso, se hace uso de diversas herramientas para expresarla, tales como un aumento de la velocidad y de la intensidad, y pasajes colmados de ornamentos y saltos que rocen los límites agudos y graves de cada instrumento de formas «violentas» e inesperadas.

Otras consideraciones sobre la ira

Algunos especialistas aseguran que la ira puede surgir por una predisposición de tipo genética o biológica. Se sabe que la fatiga, los cambios hormonales, los problemas sexuales, la depresión y el hambre inciden en las reacciones que manifiestan ira y cólera.

Cabe destacar que, en un sentido simbólico, la ira puede trascender las emociones humanas. De esta manera, la naturaleza puede “expresar” ira a través de fenómenos violentos: “La ira de la naturaleza se desató con una tormenta que causó olas de más de 10 metros de altura”, «A los bomberos les llevó más de diez horas aplacar la ira del fuego».

Más en: Depresión

Llevate gratis el libro digital "Cómo aprender a estudiar" y suscríbete a Definicion.de ↓

Recibe el ebook en segundos 90 páginas con consejos y técnicas de estudio Novedades semanales
Cómo citar este artículo Publicado por Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Actualizado el 1 de noviembre de 2023. Ira - Qué es, definición y concepto. Disponible en https://definicion.de/ira/
Buscar otra definición
x