Definición de medicamento

En pro de conocer el significado del término medicamento, vamos a proceder, en primer lugar, a descubrir su origen etimológico. En este caso, podemos subrayar que se trata de una palabra que deriva del latín, concretamente emana de “medicamentum”. Es más, podemos establecer que es el resultado de la unión de los siguientes componentes léxicos:
-El verbo “mederi”, que es sinónimo de “curar”.
-El sufijo “-ico”, que puede traducirse como “relativo a”.
-El sufijo “-mento”, que se usa para indicar tanto “resultado” como “instrumento”.

Medicamento

El término alude a la sustancia que se utiliza para la prevención, el alivio o la curación de una enfermedad o para la reparación de sus secuelas.

Varias son las palabras que pueden ejercer como sinónimos de medicamento. Entre esas podemos destacar algunas tales como fármaco, medicina, pócima, remedio, mejunje, brebaje, antídoto, poción, droga, preparado o incluso ungüento.

Hay medicamentos que se aplican de manera externa y otros que deben ingerirse. Por lo general contienen uno o más fármacos que actúan en el tratamiento de los trastornos que afectan a la salud.

Los medicamentos deben dispensarse con el aval de las autoridades sanitarias del país. Antes de recibir el permiso para su comercialización, los medicamentos son analizados y sometidos a numerosas pruebas para comprobar sus efectos sobre las personas o los animales.

Es tan importante el control y gestión sobre los medicamentos que existen instituciones y organismos como, por ejemplo, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS). Se puso en marcha en el año 1997, es una agencia de tipo estatal y tiene como principal función la evaluación y autorización de comercialización de medicamentos, de los productos sanitarios y de los cosméticos.

En la composición de un medicamento aparecen los fármacos (que son los principios activos) y los excipientes (que son inactivos a nivel farmacológico). La combinación de estas materias en cada caso constituye la forma farmacéutica del producto en cuestión.

Esta forma farmacéutica, también llamada forma galénica, permite la normalización de la dosis del medicamento. De esta manera se busca garantizar la eficacia de la posología.

Según la forma de comercialización, es posible diferenciar entre el medicamento con receta médica y el medicamento de venta libre. El medicamento con receta médica solo se vende a partir de una indicación por escrito de un profesional médico. El medicamento de venta libre, en cambio, se comercializa en cualquier farmacia sin receta ni prescripción.

Si tenemos en cuenta el uso de los medicamentos estos pueden clasificarse en:
-Analgésicos, que sirven para aliviar y acabar con el dolor.
-Antiácidos, que reducen lo que son las secreciones gástricas.
-Antidiarreicos, que alivian y detienen la diarrea.
-Antialérgicos, que luchan contra los efectos provocados por una alergia.
-Antiinflamatorios, que reducen los efectos de una inflamación.
-Antiinfecciosos, útiles para hacer frente a infecciones.
-Antitusivos, que ayudan a reducir la tos no productiva.
-Antipiréticos, que son para reducir y acabar con la fiebre.

En cuanto a las vías de administración, los medicamentos pueden ser orales, sublinguales, subcutáneos, intramusculares, intravenosos o transdérmicos, por mencionar algunas posibilidades. El formato suele estar vinculado a su objetivo terapéutico.

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2019. Actualizado: 2020.
Definicion.de: Definición de medicamento (https://definicion.de/medicamento/)

Buscar otra definición