Definición de prefactibilidad

La noción de prefactibilidad no se encuentra incluida en el diccionario que elabora la Real Academia Española (RAE). Sí aparece el término factibilidad, que refiere a aquello que resulta factible (es decir, que se puede concretar o llevar a cabo)

Prefactibilidad

La prefactibilidad, por lo tanto, supone un análisis preliminar de una idea para determinar si es viable convertirla en un proyecto. El concepto suele emplearse en el ámbito empresarial y comercial.

Al realizar un estudio de prefactibilidad, se toman en cuenta diversas variables y se reflexiona sobre los puntos centrales de la idea. Si se estima que su implantación es viable, la idea se transformará en un proyecto que será sometido, ahora sí, a un estudio de factibilidad. Este es el último paso antes de que el proyecto se materialice.

A la hora de estudiar la prefactibilidad, se suele recopilar toda la información posible para ponerla a consideración. Lo que permite un estudio de prefactibilidad es minimizar el riesgo: si se advierte que la idea no es factible, puede descartarse sin mayores daños, ya que aún no se habrá concretado el grueso de la inversión que supone la concreción del proyecto.

Cuando se planea realizar una inversión, el estudio de prefactibilidad abarca diversas cuestiones. Debe contar con una investigación de mercado y se debe considerar el aspecto legal, por ejemplo. También es necesario prestar atención al plano financiero, a la tecnología y al eventual impacto ambiental, entre otras cuestiones.

En concreto, tendríamos que exponer que todo estudio de prefactibilidad cuenta con una estructura que se encuentra conformada por una serie importante de documentos, tales como estos:
-El ya mencionado estudio de mercado.
-El estudio financiero, que se encarga de establecer el montante de costos al que hay que hacerle frente para poder sacar adelante la iniciativa deseada.
-El estudio tecnológico, que aborda las inversiones y gastos que hay que llevar a cabo en materia tecnológica para poder realizar el proyecto deseado.
-El estudio administrativo.
-El estudio de impacto medio ambiental.
-La relación de suministros que se requieren para poder acometer la fabricación del producto o productos que se desean producir o bien para poder llevar a cabo el servicio que se desea ofrecer al consumidor. En concreto, en este apartado los suministros se clasifican en apartados tales como materias primas, materiales auxiliares, servicios, materiales industriales…

De la misma manera, es importante tener en cuenta que en ese estudio de prefactibilidad se hace necesario que estén presentes otros aspectos que son fundamentales para poder determinar que sí se puede continuar con el proyecto original. En concreto nos estamos refiriendo al análisis de la legislación vigente que se puede aplicar al mismo, al análisis de sensibilidad y/o riesgo y, por supuesto, a las pertinentes conclusiones.

Las conclusiones que puede tener un estudio de las características que estamos abordando pueden indicar cuatro medidas diferentes:
-Reformular el proyecto.
-Postergar el citado proyecto.
-Abandonar la idea de manera clara y firme.
-Seguir adelante con el proyecto acometiendo lo que ya hemos mencionado anteriormente como estudio de factibilidad.

Así, si el análisis de prefactibilidad de la inversión resulta positivo, se pasará a la siguiente etapa (estudio de factibilidad) antes de la confirmación efectiva de la iniciativa.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2013. Actualizado: 2015.
Definicion.de: Definición de prefactibilidad (https://definicion.de/prefactibilidad/)

Definiciones Relacionadas

Top