Definición de protección

Protección, del latín protectĭo, es la acción y efecto de proteger (resguardar, defender o amparar a algo o alguien). La protección es un cuidado preventivo ante un eventual riesgo o problema. Por ejemplo: “Una madre siempre debe dar protección a su hijo”, “La mujer amenazada pidió protección policial”, “Si vas a tener relaciones sexuales con una pareja ocasional, no olvides utilizar protección”.

Protección

La protección puede ser física (concreta) o simbólica (abstracta). En el primer caso, podemos nombrar al equipamiento para la protección individual como cascos, máscaras, anteojos, tapones para los oídos, chalecos y guantes que se utilizan en ciertos trabajos o ante las inclemencias del clima: “En la empresa me dieron botas especiales como protección, por si alguna caja cae en mis pies”, “Para recorrer montañas nevadas se recomienda utilizar gafas de sol como protección ante el reflejo de los rayos”.

La protección más abstracta, en cambio, está dada por un marco legal o normativo. En este sentido, la protección de los consumidores habla de los mecanismos existentes para garantizar el respeto de los derechos de compradores y usuarios.

En otro sentido, la protección puede ser activa o pasiva. Los edificios implementan una serie de medidas a modo de protección contra eventuales incendios. Dichas medidas son pasivas (como la instalación de escaleras para facilitar la salida o la construcción de pasillos amplios que eviten la pérdida de tiempo) y activas (la disponibilidad de extintores de incendios).

Así nos encontramos con una gran variedad de tipos de protección. Entre ellos destacaría, por ejemplo, la protección contra escritura. En el ámbito de la informática se desarrolla aquella que viene a ser la política que determina lo que es la prohibición del formateo, la copia o la manipulación de una información que se encuentre almacenada en un soporte físico cualquiera.

Esa protección, en pro de la llamada seguridad informática, se puede conseguir bien mediante lo que es el software o bien a través del hardware.

Por otro lado, también nos encontramos con la protección de copia que, como su propio nombre indica, lo que intenta es evitar que cualquier información pueda tener un duplicado. De esta manera, se apuesta por la seguridad. Diversos son los tipos de dispositivos que existen para conseguir ese objetivo citado, destacando especialmente los softwares tales como StarForce o SecuROM.

De igual modo, tampoco podemos pasar por alto lo que se conoce como protección civil. Se trata de un sistema que tiene cada país y que, conformado por recursos humanos y materiales, posee como fin el llevar a cabo la protección y asistencia de los ciudadanos en casos de extrema gravedad tales como catástrofes, incendios, inundaciones…

Aquellos sistemas están conformados por diversas áreas como, por ejemplo, las unidades de apoyo ante desastres que se identifican por contar con una organización jerarquizada, una actuación perfectamente planificada, cuentan con una alta especialización y tienen una marca autosuficiencia para desarrollar sus planes en pro de los ciudadanos que se encuentran en peligro.

La protección de datos, por último, es el sistema legal o informático que garantiza la confidencialidad de los datos personales cuando éstos están en manos de organizaciones, empresas o administraciones públicas, o cuando circulan a través de Internet.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2010. Actualizado: 2013.
Definicion.de: Definición de protección (https://definicion.de/proteccion/)