Definición de

Tarima

Una tarima es la parte de un entablado que se encuentra más alto que el resto de la estructura. El vocablo persa tāram, que puede traducirse como “pabellón de madera”, dio origen a diversos conceptos árabes que derivaron en la palabra que se emplea en nuestro idioma.

Por ejemplo: “Cuando subí a la tarima para pronunciar el discurso, me temblaban las piernas”, “Lo mejor es que el orador se sitúe sobre una tarima”, “Por favor, apoya las cajas sobre esa tarima”.

Artista

Una tarima permite que un artista se ubique por encima del público, facilitando su visualización.

Uso de una tarima

Por lo general, una tarima se emplea para elevar a una persona por sobre el resto, lo que permite que sea visualizada con claridad desde diferentes ángulos y a una distancia considerable. Por eso, cuando alguien debe pronunciar un discurso o mostrar algo ante una audiencia, lo habitual es que se sitúe sobre una tarima.

De esta forma, hay que decir que este tipo de tarima se emplea por parte de los artistas. En el caso de los bailaores y bailaoras de flamenco, necesitan contar con esta estructura no sólo para que el público les vea, sino también para poder zapatear y conseguir generar un sorprendente sonido con su calzado que acompaña a la música y que deja constancia del sentimiento y la pasión de este arte.

Una tarima también permite destacar algún objeto. En un museo, pueden ubicarse diversas vasijas sobre una tarima para que puedan ser apreciadas por los visitantes.

Suelo

Se denomina tarima a una clase de suelo similar al parqué.

Un tipo de suelo

Se conoce como tarima, por otra parte, al suelo que resulta similar al parqué, aunque sus placas o lamas son más grandes y tengan mayor grosor. El entarimado (la tarea de instalar una tarima) puede realizarse con madera de cerezo, nogal, pino o caoba, entre otras. Las tarimas más modernas también pueden emplear bambú, un material que se confunde con la madera aunque no pertenece a este grupo.

En la actualidad, existen diversos tipos de tarimas de este tipo. No obstante, entre ellos ha tomado especial protagonismo la llamada tarima flotante. Esta se identifica por ser un entarimado de madera, recomendado para los hogares fundamentalmente, que no se encuentra ni clavado ni tampoco pegado.

Ver también: Bambú

Características de la tarima flotante

Asimismo destaca la tarima flotante por otras significativas características:

  • Es muy fácil y rápida de instalar.
  • Tiene un precio más barato que el de las tradicionales tarimas de madera maciza.
  • Resulta muy atractiva para el suelo.
  • Es más resistente y requiere menos cuidado que otras tradicionales.
  • Se puede encontrar en las tiendas especializadas fundamentalmente de dos tipos: la tarima flotante maciza, que cuenta con unos dos centímetros de grosor; y la tarima flotante de madera multicapa, que presenta dos o más capas, se mantiene mediante técnicas tales como el lijado y barnizado y posee una gran calidad visual. El único inconveniente que presenta es que es algo más delicada que la anterior.
  • Por otro lado, se encuentra la tarima quick-step, que está entre las más novedosas del mercado y que puede adquirirse en una gran variedad de diseños.

Las tarimas deben protegerse con barniz u otros productos que permiten mejorar la resistencia y la durabilidad de la madera. De este modo, el pavimento dura más tiempo en buenas condiciones. En caso de ser necesario, se puede levantar el entarimado y colocar uno nuevo.

Sigue en: Deserción

Llevate gratis el libro digital "Cómo aprender a estudiar" y suscríbete a Definicion.de ↓

Recibe el ebook en segundos 90 páginas con consejos y técnicas de estudio Novedades semanales
Cómo citar este artículo Publicado por Julián Pérez Porto y María Merino. Actualizado el 9 de octubre de 2023. Tarima - Qué es, características, definición y concepto. Disponible en https://definicion.de/tarima/
Buscar otra definición
x