Definición de agonista

El término agonista es un adjetivo que procede de la lengua latina, aunque sus raíces etimológicas más lejanas se encuentran en el idioma griego. En el terreno de la bioquímica, se califica como agonista al componente que tiene la capacidad de aumentar la actividad que realiza otra sustancia.

Agonista

Los agonistas funcionan a partir de su facultad de acoplamiento a un receptor de tipo celular. De este modo, consiguen generar una cierta acción en la célula. Los antagonistas, en cambio, son los compuestos que provocan lo contrario: al unirse al receptor, provocan un bloqueo.

De acuerdo al efecto que provocan, los agonistas pueden calificarse como parciales o completos. Por otra parte, según el origen, los agonistas son artificiales o naturales. También puede hablarse de agonistas irreversibles (su adhesión al receptor es permanente y, por lo tanto, produce su activación constante) y agonistas inversos (un agonista que se vincula al mismo receptor que otro agonista, pero impulsa una acción que resulta opuesta).

Un ejemplo de agonista es el agonista alfa-1, que es calificado como agonista adrenérgico ya que genera un efecto igual o semejante al provocado por la adrenalina. En su caso, el agonista alfa-1 logra estimular la actividad de una enzima llamada fosfolipasa C. Esta molécula (la fosfolipasa C) genera la constricción de los vasos sanguíneos y la dilatación de las pupilas.

En el campo de la anatomía, los músculos agonistas son aquellos que realizan un movimiento opuesto al que desarrolla el músculo antagonista. Dicho de otra manera: si el agonista realiza una contracción, el antagonista procede a la relajación.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2015.
Definicion.de: Definición de agonista (http://definicion.de/agonista/)

Definiciones Relacionadas