Definición de alícuota

El término alícuota deriva del latín alĭquot. Se trata de un adjetivo que alude a aquello que resulta proporcional: es decir, que se vincula a una proporción (la correspondencia que existe entre las partes de algo o entre dichas partes y el todo).

Alícuota

El uso más habitual del concepto de alícuota se vincula a la parte alícuota, que se encarga de medir con exactitud al todo (el todo se divide en partes iguales). Una alícuota, por lo tanto, es una parte del total.

La idea de alícuota se emplea con frecuencia en el terreno de la economía, más precisamente en lo que está relacionado con los impuestos o tributos. Las alícuotas son proporciones que se establecen a través de leyes para determinar una obligación de tipo tributaria.

En Argentina, por ejemplo, muchos productos son gravados con el Impuesto al Valor Agregado (IVA). La alícuota del IVA, a nivel general, es del 21%. De este modo, un fabricante debe sumar el 21% en concepto del IVA al precio que establece para sus productos.

Un productor decide un precio de 50 pesos para un pantalón. A la hora de ofrecer el producto al público, le añade la alícuota del IVA (21%). Por lo tanto, el comprador debe pagar 60,5 pesos (los 50 pesos del precio más los 10,5 pesos del IVA).

En los laboratorios, la noción de alícuota se emplea con referencia a la parte de una masa o de un volumen que se toma para realizar una prueba. Las propiedades de esa alícuota deben representar las propiedades del total de la sustancia.

Una solución de 1 litro puede dividirse en cuatro alícuotas de 250 mililitros (0,25 litros). Cada una de estas alícuotas debe contar con las mismas propiedades químicas y físicas que la muestra original.

  • Compartir  

Referencias

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2015.
Definicion.de: Definición de alícuota (http://definicion.de/alicuota/)