Definición de carácter

La palabra carácter posee múltiples significados. En un determinado contexto, hablar del carácter de un hombre permite hacer mención a su personalidad y temperamento. Se trata de un esquema psicológico, con las particularidades dinámicas de un individuo.

Carácter

El carácter no es algo que se traiga desde el seno materno, sino que se ve afectado rotundamente por el medio ambiente, la cultura y el entorno social donde cada persona se forma.

El investigador Santos expresa que el carácter es aquello con nos diferencia de nuestros semejantes y que es el resultado del aprendizaje social, las cuales están relacionadas con los hábitos de cada individuo y la forma en la que reacciona frente a las experiencias. El carácter no termina de formarse sino hasta el final de la adolescencia.

Es importante aclarar que no es lo mismo carácter que temperamento, este último reúne los aspectos biológicos del carácter y está vinculado con el proceso fisiológico y aquellos factores genéticos que colaboran significativamente en las conductas sociales de los individuos. El carácter, por su parte, es el conjunto de aspectos psicológicos que se moldean con la educación, el trabajo de la voluntad y los hábitos y permiten una reacción del individuo frente a las experiencias. Es importante señalar sin embargo, que el carácter está íntimamente ligado al temperamento y que actúa en consecuencia de él en la mayoría de las personas.

Para la creación del carácter son necesarios tres componentes: la emotividad (repercusión emocional del individuo frente a los sucesos), la actividad (inclinación del individuo a responder a un determinado estímulo) y la resonancia (respuesta frente a los sucesos).

Tipos de caracteres

Aquellas personas que tienen un carácter nervioso cambian constantemente sus intereses, se entusiasman fácilmente con cosas nuevas pero nada consigue atraerlos lo suficiente. No tienen orden ni disciplina en su vida. Suelen ser de voluntad débil, sociables y cariñosos.

Las de carácter apático viven encerradas en sí mismas, son melancólicas, testarudas y perezosas. Les gusta la rutina y se muestran indiferentes frente a lo que las rodea. Son apáticas y poco interesadas en realizar cosas nuevas.

Las que tienen un carácter sentimental son muy sensibles y pesimistas. Prefieren aislarse y se desmoralizan rápidamente. Suelen ser rencorosos, inseguros e indecisos. Por otro lado, tienen problema para adaptarse a cosas nuevas.

Las de carácter colérico viven ocupadas, son atrevidas y se mueve por impulsos e improvisación. Son extrovertidas pero en cuanto se presenta algún problema, salen huyendo. Se tensionan fácilmente.

Las que son apasionadas tienen una gran memoria e imaginación y una capacidad innata para el trabajo. Suelen abocarse por las causas perdidas y les interesa aprender, son sumamente metódicos en esta tarea.

Las de carácter amorfo suelen ser perezosas, poco originales y despilfarradoras. No les gusta prevenir, son impuntuales y nada las entusiasma.

En lo que respecta al campo de la biología, se denomina carácter a cada rasgo que se aprovecha para realizar descripciones de los organismos. Los caracteres, dicen los expertos, pueden ser de raíz morfológica, de tipo anatómico o bien ser conductuales, bioquímicos, fisiológicos, genéticos, geográficos o de otra naturaleza. Por otra parte, los caracteres pueden ser abordados con una perspectiva cualitativa o cuantitativa.

Se dice que la transformación evolutiva de una especie sucede cuando un carácter es reemplazado por otro. Así, un conjunto de caracteres está basado en las etapas consecutivas de su evolución. Esta serie no necesariamente es lineal, ya que en ocasiones el carácter de un ancestro se ha expandido por diversos caminos a medida que sus descendientes evolucionaban.

En el ámbito musical, en cambio, el carácter de una obra es entendido como el modo en que un compositor pretende que quien dirige la orquesta y los músicos que la integran la ejecuten. Para dar estas indicaciones, se utilizan expresiones en italiano, como agitato, giocoso o vivace.

Otro uso del término carácter aparece en el diseño industrial: allí, se dice que una pieza cuenta con un carácter singular cuando inspira una impresión general distinta a cualquier otro diseño.

En la informática y las telecomunicaciones, un carácter se interpreta como una unidad de información que equivale a grafemas o símbolos, como sucede con los de la modalidad escrita del alfabeto de un lenguaje natural. Esta definición surge de la tipografía, donde un carácter equivale a una letra, un número u otro signo.

Para concluir diremos que este término hace referencia a la individualización de los componentes de un todo, de modo que pueda analizarse el mismo de forma detallada y de ese modo, ser comprendido en su sentido más auténtico.

Generalmente al utilizar el concepto carácter nos referimos a una cualidad innata del sujeto o elemento que estamos analizando, a algo que está integrado en la estructura del mismo y sin el cual dicho ente no habría tenido el mismo desarrollo que podemos ver.

  • Compartir