Definición de eticidad

Escuchar el artículo

Se denomina eticidad a la condición de ético: acorde a la moral. La noción también alude a la bondad de los actos de las personas.

Moral, sociedad y valores

Por lo general el concepto de eticidad refiere a la educación de los individuos respecto a los valores. Se trata de la capacidad humana de elegir cómo accionar a partir de una valoración que se vincula a la moral y a lo social y que se desarrolla a lo largo de la vida.

Eticidad el bien y el mal

La eticidad nos permite hacer el bien o el mal a partir de una valoración moral.

Cada ser humano va más allá de la naturaleza, ya que es transformado y a su vez transforma el mundo mediante la cultura. La eticidad es aquello que forma a los sujetos cuando piensan en su comportamiento en el marco de una sociedad.

Las personas registran e incorporan las normas que permiten organizar la existencia en comunidad. Puede decirse que la eticidad es el proceso que lleva a alguien a identificarse con un colectivo, reconociendo sus valores.

La eticidad, por lo tanto, hace mención al esfuerzo que se lleva a cabo para que los valores se respeten y se plasmen. Como proceso de socialización, la educación permite formar la identidad a través de interacciones impregnadas con dichos valores.

Ethos

Es importante recordar la idea de ethos, que se asocia al modo de comportamiento que hace a la identidad y al carácter de un individuo o de un grupo. Como el ser humano no nace ni se desarrolla aislado, el ethos es social: las acciones se ejecutan en el interior de una sociedad con valores específicos y generan efectos en el prójimo. Además es moral, ya que el comportamiento individual obedece a las reglas que se aceptan como válidas y que fomentan la dignidad.

Si nos centramos en la etimología del término ethos, que viene del griego, su significado es «conducta y costumbre», y en él se originan interpretaciones que incluyen «personalidad, carácter y conducta». Se vincula con la manera de ser, de sentir o de pensar, con la moral y el temperamento. Como dato curioso, su significado más antiguo fue «guarida de animales o morada de hombres». Fue recién en manos de Aristóteles que adquirió las acepciones antes mencionadas.

A menudo se habla de eticidad como nuestra segunda naturaleza, la cual formamos las personas a lo largo de nuestra vida, a medida que aprendemos el respeto por los que nos rodean y por nosotros mismos, y formamos nuestro carácter sin olvidarnos de la sociedad en la que estamos enmarcados. Pues de acuerdo con la tradición de Grecia, el ethos se entiende de la misma manera, ya que es algo que adquirimos y no un rasgo con el que nacemos.

Se puede observar una profunda contradicción entre la supuesta necesidad que siente el ser humano de elaborar normas para limitar su carácter en el contexto de una comunidad y la de ser libres, de expresarnos en contra de los pilares de la sociedad que nos oprimen, que nos impiden ser nosotros mismos. La misma especie crea esta segunda naturaleza para luego desafiarla, prohíbe la libertad para luego reclamarla, mata y pide perdón.

Eticidad poder transformador

El ser humano transforma su entorno drásticamente por medio de la cultura.

Poder transformador

La eticidad ha permitido a nuestra especie modificar su entorno a niveles sin precedentes, hasta transformar el propio planeta en algo nuevo, donde nuestra huella es imposible de ignorar. Desde que aprendemos a tratar con las cosas y los demás seres vivos, sentimos la necesidad de imprimir nuestras opiniones, nuestro estilo, de dejar claro que «ellos no son nosotros» y viceversa.

Es esta fuerza, este poder lo que nos caracteriza y nos ha conducido a alterar las condiciones de la Tierra, a llevarla a un desequilibrio con el que no estamos conformes e intentamos resolver mediante nuevas tácticas transformadoras.

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2019. Actualizado: 2022.
Definicion.de: Definición de eticidad (https://definicion.de/eticidad/)

Buscar otra definición