Definición de conversación

Conversación es la acción y efecto de hablar una o más personas con otra u otras. El término procede del latín conversatĭo y suele utilizarse como sinónimo de diálogo o plática. Por ejemplo: “El gobernador mantuvo una extensa conversación con el padre de la víctima y prometió encontrar a los culpables”, “Ayer escuché una conversación en el tren donde una mujer le decía a otra que el presidente va a renunciar”, “¿Podría aguardarme un minuto, por favor? Esta es una conversación privada”.

Conversación

La conversación supone una comunicación a través de algún tipo de lenguaje (oral, gestual, escrito, etc.). Implica una interacción donde dos o más personas construyen de manera conjunta un texto (a diferencia del monólogo).

En concreto, para que pueda existir una conversación tienen que entrar en juego una serie de elementos fundamentales. En concreto, entre los mismos se encuentran los siguientes:
• Emisor, que es el transmite una información.
• Receptor, que es el que recibe la citada información.
• Mensaje, que es lo que se transmite, es decir, esa anteriormente mencionada información.
• Código, que es el idioma en el que se lleva a cabo la conversación.
• Canal, que sería por donde transcurre la información.
• Contexto, que es el lugar donde se da el mensaje en sí.

Además de todo lo expuesto es fundamental tener claro que para que una conversación llegue a buen puerto y sea fructífera para las partes intervinientes, se deben cumplir una serie de requisitos importantes:
• Ambos sujetos deben escuchar con interés al otro y, por supuesto, prestarse atención mutua.
• Es vital no interrumpir las palabras de la persona que está hablando.
• Siempre hay que mantener absoluta tolerancia hacia las manifestaciones y opiniones del otro individuo que interviene en el diálogo.
• De vez en cuando, esbozar una sonrisa.
• Hay que evitar cambios bruscos de temas.
• No se debe ignorar a la persona con la que se está teniendo la conversación.
• Hay que hablar de manera clara, con un tono de voz ni demasiado alto ni demasiado bajo, es imprescindible ser breve y no utilizar un tono agresivo o amenazante.

Asimismo no podemos pasar por alto el hecho de que dentro de cualquier conversación se pueden producir los llamados ruidos, que son todos aquellos elementos que interfieren y molestan la misma. Ejemplos de ello son las distracciones entre los intervinientes, el que a uno le suene el teléfono…

El contexto en que se desarrolla una conversación determina sus características. Una conversación informal suele girar en torno a varios temas, sin ninguna organización previa. Una conversación formal, en cambio, requiere de un cierto protocolo.

Los saludos suelen ser el punto de partida de una conversación. Luego llegan las preguntas (enunciados interrogativos), ya que la conversación suele llevarse a cabo con el objetivo de requerir algún tipo de información. De todas formas, también hay conversaciones donde el motivo principal es transmitir algun dato sin que existan preguntas de por medio.

Se conoce como tono de la conversación a la intensidad o énfasis del diálogo. Una conversación subida de tono es aquella donde los participantes discuten o gritan para defender su posición. Hay que tener en cuenta que una conversación puede recorrer distintos tonos antes de finalizar.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2010. Actualizado: 2014.
Definicion.de: Definición de conversación (http://definicion.de/conversacion/)

Definiciones Relacionadas