Definición de

Comunicación

La comunicación es un fenómeno inherente a la relación que los seres vivos mantienen cuando se encuentran en grupo. A través de la comunicación, las personas y los animales obtienen información respecto a su entorno y pueden compartirla con el resto.

Un primer acercamiento a la definición de comunicación puede realizarse desde su etimología. La palabra deriva del latín communicare, que significa «compartir algo, poner en común».

El proceso comunicativo, de este modo, implica la emisión de señales (sonidos, gestos, señas, etc.) con la intención de dar a conocer un mensaje. Para que la comunicación sea exitosa, el receptor debe contar con las habilidades que le permitan decodificar el mensaje e interpretarlo. El proceso luego se revierte cuando el receptor responde y se transforma en emisor (con lo que el emisor original pasa a ser el receptor del acto comunicativo).

En el caso de los seres humanos, la comunicación es un acto propio de la actividad psíquica, que deriva del pensamiento, el lenguaje y del desarrollo de las capacidades psicosociales de relación. El intercambio de mensajes (que puede ser verbal o no verbal) permite al individuo influir en los demás y a su vez ser influido.

Disertación

Para que una comunicación sea exitosa, el mensaje debe transmitirse sin ambigüedad y adaptado al contexto.

Cómo se desarrolla la comunicación

Entre los elementos que pueden distinguirse en el proceso comunicativo, se encuentran el código (un sistema de signos y reglas que se combinan con la intención de dar a conocer algo), el canal (el medio físico a través del cual se transmite la información), el emisor (quien desea enviar el mensaje) y el receptor (a quien va dirigido).

Todos y cada uno de estos elementos son de vital importancia para que la comunicación se pueda realizar con éxito. En primer lugar tenemos el código; basta con que una de las dos partes no lo conozca con el mismo grado de profundidad que la otra para que se presenten problemas de comprensión. Esto puede pasar, por lo tanto, en cualquiera de las dos direcciones pero también de diferentes maneras en cada una: que el emisor utilice signos o reglas que el receptor no sea capaz de decodificar, o bien que no cuente con los conocimientos suficientes para expresar su mensaje.

La importancia del código y del canal

En los casos en los que el emisor tiene las herramientas necesarias, es importante que adapte su uso del código a las características de sus interlocutores en cada conversación. No es lo mismo explicar a un niño pequeño un concepto de matemáticas que intentar vender un seguro para el hogar a un adulto: el idioma puede ser el mismo, pero las facetas que nos conviene aprovechar en cada caso son diferentes.

Luego está el canal de comunicación, un concepto que en la actualidad es más amplio que nunca: puede tratarse del aire, de una transmisión por Internet, televisión, teléfono, de una hoja de papel, etcétera. Escoger el canal adecuado es fundamental para que el uso del código se aproveche al máximo pero también para darnos la oportunidad de utilizar ciertos recursos que sólo están disponibles en algunos. Por ejemplo, no podemos dar un abrazo si no estamos junto a la otra persona (un emoticon o emoticono no es lo mismo).

Totalitarismo

Un régimen totalitario puede atentar contra la comunicación recurriendo a la censura, limitando la libertad de expresión y cercenando el derecho a la información.

Ruido en la comunicación

La comunicación puede ser afectada por lo que se denomina como ruido, una perturbación que dificulta el normal desarrollo de la señal en el proceso (distorsiones en el sonido, la afonía del hablante, la ortografía defectuosa, etc.).

El ruido, a su vez, puede ser espontáneo o voluntario; si bien en cualquier caso produce resultados que perjudican la comunicación, sobra decir que solamente deberíamos tolerar el primero. Si el emisor tiene dificultades para hablar o escribir por cuestiones genéticas o de salud, debemos adaptarnos a ellas y hacer un esfuerzo mayor para entender sus mensajes. Lo importante es trascender las barreras de comunicación para afianzar la interacción.

De lo verbal a lo no verbal

Es importante tener en cuenta que, en una charla cara a cara, la comunicación verbal se combina con la no verbal. Al contrario de lo que suele pensarse, las palabras representan un porcentaje minoritario en esta clase de intercambio comunicativo.

La expresión verbal, en este marco, recurre a signos lingüísticos. La expresión no verbal, en cambio, se desarrolla mediante el lenguaje corporal, el tono de voz y otros elementos. En una charla ambos tipos de expresión se complementan.

Si bien elegir las palabras justas es imprescindible para que el emisor pueda cumplir el objetivo que se planteó con la comunicación, lo no verbal es imprescindible en la retórica. Con lo cual, para reforzar la argumentación y lograr la persuasión o hasta la manipulación del interlocutor, se necesita un buen uso de esta clase de recursos.

Cabe destacar que lo no verbal también aparece en otras clases de comunicaciones. En un chat de mensajería instantánea o un correo electrónico, por mencionar una posibilidad, el uso de mayúsculas más allá de lo indicado por las reglas ortográficas puede enmarcarse en esta cuestión ya que se lo equipara a elevar el tono de voz o gritar.

Educación a distancia

Las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) hacen posible el teletrabajo y la educación a distancia.

Clasificación según el tipo de comunicación

La comunicación puede clasificarse de distintas maneras según los aspectos que se consideren. Si se tiene en cuenta cómo se transmite la información, es posible hablar de comunicación escrita, comunicación oral, comunicación visual o comunicación audiovisual, por ejemplo.

El caso de la llamada comunicación digital es particular ya que en ella se combinan diferentes modos de transmisión. En una página web pueden aparecer un texto, una ilustración, una fotografía, un archivo de audio y un video.

Otra posibilidad de clasificación surge del análisis del vínculo entre el emisor y el receptor. La comunicación interpersonal se produce entre individuos ubicados en un mismo espacio físico. Puede tratarse, pues, de un diálogo entre dos personas o de una comunicación grupal.

Se habla de comunicación intrapersonal, por otra parte, a aquella que alguien realiza consigo mismo. La comunicación masiva, en el otro extremo, demanda el uso de los medios apropiados para que el mensaje pueda llegar a mucha gente.

Los medios de masas

Los medios de comunicación de masas, también llamados de medios de comunicación masiva, medios masivos de comunicación o mass media (expresión de la lengua inglesa), hacen posible que un mensaje sea recibido de manera simultánea para cientos, miles o millones de personas.

La prensa escrita (diarios y revistas), la televisión, la radio e Internet (portales, redes sociales) son medios de comunicación de masas. Por supuesto, no siempre son realmente masivos: una estación de radio que solo escuchan veinte personas, una revista con una tirada de cincuenta ejemplares o un portal web que recibe cinco visitas diarias no logran una difusión amplia.

El periodismo y la publicidad, por lo general, buscan desarrollarse en este tipo de medios. La idea es que su mensaje llegue a la mayor cantidad posible de receptores. La comunicación política también pretende ser masiva para que la propaganda impacte en numerosos votantes.

Cómo citar este artículo Publicado por Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Actualizado el 6 de julio de 2023. Comunicación - Qué es, cómo se desarrolla, importancia y clasificación. Disponible en https://definicion.de/comunicacion/
Buscar otra definición
x