Definición de dirimir

Lo primero que hay que hacer antes de entrar de lleno en la explicación de qué significa el verbo dirimir es establecer su origen etimológico. En este sentido, podemos determinar que emana del latín, concretamente de “dirimere”, que puede traducirse como “separar o terminar”. Asimismo hay que subrayar que esa palabra es fruto de la suma de dos componentes claramente delimitados: el prefijo “dis-“, que indica “divergencia”, y el verbo “emere”, que es equivalente a “tomar u obtener”.

Dirimir

Dirimir es un verbo que refiere a componer, ajustar, resolver o concluir una controversia. Al dirimir una cuestión, ésta queda zanjada y, por lo tanto, deja de existir como conflicto.

Por ejemplo: “Para dirimir este asunto, vamos a tener que citar a representantes de todas las comunidades involucradas”, “No creo que haya que apelar a la violencia para dirimir una disputa”, “Nos llevó varias horas dirimir la controversia, pero hemos llegado a un acuerdo y seguiremos trabajando en conjunto”.

A la hora de dirimir conflictos o cuestiones de cierta repercusión se aconseja tener en cuenta una serie de consejos que ayudarán a encontrar la solución más justa y adecuada:
• Mantener el control de las emociones.
• Escuchar a la otra parte o partes implicadas, para ver el punto de vista de cada una.
• Apostar en todo momento por el diálogo.
• No optar por la violencia ni verbal ni física. Esta no lleva a ningún sitio.
• Establecer un trato correcto y humano con las personas que forman parte del problema que hay que dirimir.
• Mostrarse tolerante y respetuoso.
• Buscar siempre el aspecto más positivo del hecho.
• Hacer preguntas a las otras partes para tener más información al respecto.
• Es imprescindible mantener en todo momento una postura coherente y acorde a la situación.
• Reconocer los propios errores e incluso las responsabilidades que se tengan.

A grandes rasgos estos son los principales consejos que se establecen a la hora de dirimir cualquier asunto, ya sea a nivel personal, laboral, político, social o económico.

Tomemos el caso de dos empleados que mantienen una mala relación. Ambos creen que el otro no es solidario y que sólo busca su propio beneficio, sin pensar en la importancia de los objetivos comunes. El jefe de estos dos empleados, ante la situación, decide citarlos a ambos en su oficina para tener una reunión. Después de una extensa charla entre los tres, el jefe le asigna nuevas tareas a cada empleado para dirimir el asunto y terminar con el mal clima laboral.

Otro caso puede ocurrir entre vecinos. Una familia se queja por los ladridos del perro de la casa de al lado. La otra familia, dueña del perro, recrimina a sus vecinos que los fines de semana hacen ruidos hasta la madrugada. Para dirimir el problema, se reúnen ambas familias y llegan a un acuerdo: unos educarán al perro para tratar de que no ladre tanto y otros se comprometen a reducir el ruido de los fines de semana.

Dirimir también puede hacer referencia a desunir, disolver o deshacer algo inmaterial. Un pacto informal entre dos personas puede dirimirse cuando surgen diferencias entre ambas.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2012. Actualizado: 2014.
Definicion.de: Definición de dirimir (http://definicion.de/dirimir/)