Definición de independencia

Independencia es la cualidad o condición de independiente (que es autónomo y que n tiene dependencia de otro). El concepto suele estar asociado a la libertad. Por ejemplo: “Nunca me voy a casar ya que quiero mantener mi independencia y no rendir cuentas a nadie”, “Para lograr la independencia de mis padres, necesito encontrar un trabajo que me permita afrontar mis gastos”, “Por culpa de una penosa enfermedad, el artista ha perdido su independencia y debe contar con la asistencia permanente de una enfermera”.

Independencia

La noción de independencia permite nombrar al Estado que no depende ni es tributario de otro. Surgió como concepto político tras la Declaración de Independencia de los Estados Unidos que fue presentada en 1776. A partir de entonces, muchos otros países comenzaron a responder al colonialismo europeo con sus propias declaraciones de independencia, que solían ser el fruto de procesos complejos.

Antes de alcanzar la independencia, las colonias debían librar guerras o llevar a cabo de revoluciones. Sólo entonces, por acción de la fuerza, los colonizadores terminaban cediendo el poder de sus dominios.

España es otro de los muchos países que en determinados momentos de su historia se ha visto salpicado por distintos conflictos en materia de independencia. Así, por ejemplo, en el periodo comprendido entre 1808 y 1814 tuvo lugar la conocida Guerra de Independencia Española, en la que los naturales de la nación lucharon con todas sus fuerzas con el claro objetivo de no caer en manos de lo que sería el Primer Imperio Francés, que tenía como máximo líder a Napoleón Bonaparte.

Entre los acontecimientos más importantes que conforman esta mencionada guerra habría que subrayar al Levantamiento del 2 de Mayo, que fue uno de los sucesos que se establecería como origen de la misma. Aquel consistió básicamente en un levantamiento popular a raíz del desconcierto e inestabilidad política que sería refrenado por las tropas francesas.

No menos importante a nivel histórico es la conocida como Declaración de Independencia de Israel que se produjo en el año 1948, fecha en la que los británicos dejaron de manera legal de mandar sobre el país. Fue fruto de diversos conflictos como los que tenían enfrentados a judíos y árabes, que ansiaban lo mismo: Palestina.

El plan que quiso ponerle fin a dicha problemática estableció una partición de las tierras en dos, una para los árabes y otra para los judíos. Sin embargo, los primeros no la aceptaron en absoluto y así sería como se llegaría a la creación de esta declaración y a una posterior guerra árabe-israelí, que acabaría con la victoria de Israel.

La independencia política se ha extendido a la mayoría de los países del mundo, quedando pocos territorios en conflicto. Sin embargo, la independencia económica y la independencia cultural son simbólicas, ya que los Estados más poderosos imponen sus condiciones al resto. Esta razón hace que muchos movimientos políticos progresistas promuevan una nueva independencia, más allá de la soberanía política.

Cabe destacar que la independencia no es lo mismo que la autonomía. Este segundo concepto está vinculado a la descentralización del poder que otorga ciertas facultades y competencias a una comunidad que, en última instancia, sigue dependiendo de un gobierno central.

  • Compartir