Definición de nobleza

Nobleza es la cualidad de noble. Se trata de uno de los tres estamentos del Antiguo Régimen, junto al clero y el Tercer Estado (la plebe). Tras las revoluciones burguesas, la nobleza fue formalmente abolida del poder político, ya que su legitimidad no se sustentaba en la voluntad popular, aunque su influencia social se mantuvo.

Nobleza

Puede distinguirse entre distintos tipos de nobleza. Por un lado, existía una nobleza formada por las familias cuyos orígenes se remontan hasta los tiempos del Imperio Romano. Podría decirse que es el único tipo de nobleza real, ya que no puede transferirse ni existe forma de acceder a ella más allá de estas familias.

La nobleza de privilegio, en cambio, era concedida por el monarca a modo de recompensa por los servicios prestados al Estado. Esta nobleza podía ser tanto personal (finalizaba cuando el sujeto beneficiado fallecía) como transmisible (el noble legaba su condición a sus descendientes). En este sentido, hay que decir que la nobleza de sangre es aquella que se hereda de los antecesores.

No obstante, tampoco podemos pasar por alto el hecho de que en España también existía lo que se conocía como alta nobleza. Bajo dicha denominación se encontraban englobadas todas aquellas personas que se daban en llamar Grandes de España, es decir, los hijos del rey y también los del Príncipe de Asturias. Cada uno de ellos solían tener al menos un título nobiliario ya sea duque, conde, marqués…

Así, por ejemplo, hoy nos encontramos con el hecho de que el rey Juan Carlos de Borbón tiene a sus hijas que están catalogadas bajo la denominación de Grandes y cuentan con sendos títulos. Su primogénita, la Infanta Elena, es Duquesa de Lugo mientras que la hermana de esta, la Infanta Cristina, ostenta el título de Duquesa de Palma.

Algunas formas de la nobleza eran los señores (donde la condición estaba dada por los recursos económicos que les permitían vivir sin trabajar), los caballeros (por lo general, accedían a la nobleza por los logros militares) y los cortesanos (condición a la que se llegaba por la posición en la Corte).

Los nobles contaban con ciertos beneficios: estaban exentos del pago de algunos impuestos, disponían de grandes extensiones de tierra y contaba con siervos a su disposición. Por lo general, los nobles vivían en lujosos castillos.

Entre otras muchas señas de identidad que servían para definir a la nobleza se encuentra el hecho de que sus miembros era habitual que practicaran deportes tales como la caza o la pesca, organizaban torneos de justas y en los ejércitos se encargaban de ocupar los puestos más elevados dentro de la organización jerárquica.

En el caso español, es curioso que la nobleza contaba con una serie de normativas que venían a dejar patente que cualquier noble sólo podía ir a prisión por un delito penal y en ese caso debería estar separado del resto de reclusos, no podía ser condenado a la horca ni tampoco podía ser sometido a torturas…Todo un amplio conjunto de leyes que dejaban patente la superioridad de los nobles en la sociedad medieval.

En el lenguaje cotidiano, la noción de nobleza está vinculada a valores humanos como la lealtad, la honestidad y la rectitud moral. Por ejemplo: “Pedro es un hombre de gran nobleza”.

  • Compartir  

Referencias

Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2009. Actualizado: 2009.
Definicion.de: Definición de nobleza (http://definicion.de/nobleza/)