Definición de parámetro

Se conoce como parámetro al dato que se considera como imprescindible y orientativo para lograr evaluar o valorar una determinada situación. A partir de un parámetro, una cierta circunstancia puede comprenderse o ubicarse en perspectiva. Por dar algunos ejemplos concretos: “Si nos basamos en los parámetros habituales, resultará imposible comprender esta situación”, “El paciente está evolucionando de acuerdo a los parámetros esperados”, “Estamos investigando pero no hay parámetros que nos permitan establecer una relación con el caso anterior”, “La actuación del equipo en el torneo local es el mejor parámetro para realizar un pronóstico sobre su participación en el campeonato mundial”.

Parámetro

Para el ámbito de las matemáticas, los parámetros consisten en variables que permiten reconocer, dentro de un conjunto de elementos, a cada unidad por medio de su correspondiente valor numérico.

Un parámetro estadístico es aquel formado por una función establecida sobre los valores numéricos de una comunidad. Se trata, por lo tanto, de una cifra representativa que permite modelizar un plano real.

La utilidad de los parámetros estadísticos se encuentra ante la dificultad para manipular un elevado número de datos individuales de una misma sociedad. Este tipo de parámetros permite obtener un panorama general de la población y llevar a cabo comparaciones y predicciones.

En la informática, más precisamente en programación, un parámetro representa un dato que se ofrece una función con un fin específico. Por ejemplo, una rutina que tenga como finalidad devolver el número más alto de una lista, esperará que le pasemos dicho conjunto de valores como parámetro para realizar su tarea.

En algunos lenguajes, es posible especificar que ciertos parámetros sean opcionales, y asignarles un valor por defecto en caso de que el programador escoja no pasarlos. En programación de gráficos, por ejemplo, suele ser común que las funciones o métodos que gestionan temas relacionados con el color, tengan un parámetro para la transparencia que no sea obligatorio especificar, ya que comúnmente las imágenes de una aplicación multimedial son opacas.

Esto repercute principalmente en la practicidad a la hora de programar, ya que existen funciones que esperan 10 parámetros, 6 de los cuales son optativos, y verse forzado a completar esos espacios con valores nulos o falsos cada vez que se desee prescindir de ellos representa una pérdida de tiempo.

La parametrización de una base de datos, por otra parte, es la organización y estandarización de la información que se ingresa en un sistema. De esta forma, es posible realizar distintos tipos de consulta y obtener resultados fiables.

El diseño parametrizable suele ser la mejor opción a la hora de desarrollar cualquier tipo de aplicación informática, base de datos, página web, etcétera, ya que consiste en una creación flexible, que puede modificarse sin necesidad de reescribirse. El grado de parametrización puede variar dependiendo de varios factores, siendo los más importantes las capacidades del entorno de desarrollo utilizado y la creatividad de los programadores.

En el primer caso entran limitaciones tales como tareas que un cierto lenguaje o motor no sea capaz de realizar en tiempo de ejecución o incluso de compilación. Un ejemplo es un kit de desarrollo de videojuegos que sea incapaz de cambiar la resolución una vez funcionando, forzando al desarrollador a especificar ese valor una sola vez antes de arrancar el programa.

Si un programador tiene una visión despegada de lo convencional, siempre que cuente con los conocimientos y los medios adecuados, puede dar con diseños extremadamente flexibles y adaptables. Por ejemplo, un ideal de programa parametrizable sería capaz de ajustar todos sus elementos a cualquier aspecto de pantalla, adaptarse a un framerate (cantidad de cuadros por segundo) especificado sin alterar la velocidad de las animaciones, e incluso cargar dinámicamente código que sirva para alterar su funcionamiento una vez compilado.

  • Compartir